viernes 27/5/22

La gestión de la pandemia ha estado marcada en España, en todo momento, por el caos legal. Buena prueba son las sentencias que han evidenciado que los estados de alarma eran inconstitucionales, como también eran ilegales diversas limitaciones impuestas por gobiernos autonómicos sin estar debidamente tramitadas o justificadas. Ahora, con el paso clave —dos años después— de la retirada de la mascarilla parece que el Gobierno sigue sin aprender nada. Ayer fue una jornada complicada en todo tipo de espacios. Especialmente en las empresas, donde no se sabía bien qué había que hacer. Y en los centros escolares también fueron incontables los problemas generados por un decreto que tras ser aprobado el martes por el Consejo de Ministros no se conoció hasta ayer mismo, impidiendo cualquier tipo de planificación. De nuevo se padeció otra jornada —y ya son demasiadas— con la temida inseguridad jurídica que genera problemas en todos los órdenes, incluso en la convivencia. Gobernar es tomar decisiones. Y con asesoramiento de expertos si se trata de temas, por ejemplo, de salud.

De quita y pon
Comentarios