sábado. 13.08.2022

Las grabaciones del veterano humorista recuperan de manera periódica la actualidad por su capacidad para poner en evidencia el esperpento marcado por el ‘alguien ha matado a alguien’, ‘que se pongan el enemigo’, y otras muchas. Desde que se cayó el viaducto de la A-6 en el ascenso hacia Piedrafita del Cebrero se suceden las visitas de mandatarios del Ministerio de Transporte y nadie es capaz de responder con claridad sobre cómo se va a solventar el desaguisado. Pero, al pasar de puntillas, obvian un dato clave. Esto no ha ocurrido de repente. La autovía de acceso a Galicia no se cayó de un día para otro. Llevaba exactamente un año cerrada al tráfico. Un año en el que se han estado realizando obras de supuesto mantenimiento. Algún técnico habrá pasado por allí, se habrá realizado algún tipo de investigación... No suele ser habitual que se cierre una carretera —ni siquiera la más pequeña o remota— durante doce largos meses. Si estaba en reparación sería por algo. Con estas bases parece poco razonable que a estas alturas los políticos insistan, como Gila, en decir que cuando nació —se cayó el puente— su madre no estaba en casa...

Gila viaja por la A-6...
Comentarios