viernes 27/5/22

Los retrasos en la cadena de suministros, originados por el parón de la pandemia y no recuperados aún cuando las tensiones internacionales han vuelto a poner trabas a la logística mundial, está cambiando la forma de actuar de las empresas. Para evitar la falta de abastecimiento, los negocios no sólo piden cantidades mucho más grandes de mercancía de las habituales (lo que unido a los problemas de existencias contribuye a elevar los precios), sino que cada vez adelantan más sus decisiones. Así, muchas compañías han realizado ya sus pedidos para la campaña de Navidad, y lo han hecho además de manera más que generosa. Los plazos para servir las mercancías internacionales eran antes de unos 50 días, ahora rondan ya los 90 para aquellos productos que llegan a través de los puertos marítimos, la mayoría. Además la reactivación del consumo (cuando no directamente la psicosis del desabastecimiento) ha disparado el consumo. Una cadena de... despropósitos.

Navidad adelantada para prevenir retrasos
Comentarios