miércoles 25/5/22

El dicho popular de que a alguien le gusta ser el niño del bautizo, la novia de la boda o el muerto en el entierro ha perseguido a Francisco Igea durante su carrera política. No han sido pocos los que han optado por esa frase para referirse al exvicepresidente de la Junta. Y en las últimas horas se ha hecho más realidad si cabe. Desde el «pagafantas» que le dedicó el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, al recordatorio del ahora concejal de este municipio, José Antonio de Santiago-Juárez, sobre que allá por el mes de septiembre le auguró a Igea que «no comería el turrón» en el gobierno de la Junta. También han surgido citas sobre sus comentarios públicos, muchos de ellos generadores de polémicas. Un diario digital nacional recordaba que en una rueda de prensa como portavoz del ejecutivo autonómico había llegado a comentar que dejaría su puesto si el entonces vicepresidente de la nación, Pablo Iglesias, hacía lo mismo. Y que cuando llegó el adiós del dirigente de Podemos no hizo honor al compromiso. Sus pronunciamientos sobre el leonesismo también le facilitaron muchos ‘amigos’...

Protagonista total
Comentarios