domingo. 14.08.2022

Lo que técnicamente se suelen llamar ‘incidencias’ parece que en el caso de León se han convertido en norma habitual. Los problemas que sufren los viajeros de Renfe son demasiado frecuentes e incluso reiterados. Ocurrió este pasado domingo, cuando el AVE nocturno hacia León se encogió para convertirse en Alvia, con los consiguientes problemas de plazas. El mismo convoy, tras dormir en la estación leonesa, volvió a Madrid con la misma deficiencia. Pero ayer mismo por la tarde el ferrocarril que une Cataluña y Galicia cruzó la provincia con un notable retraso. Y con los problemas de aparcamiento en la estación agravados por un semáforo sin apenas tiempo para dar salida a los vehículos.

Con Renfe siempre hay ‘aventura’...
Comentarios