miércoles 25/5/22

Históricamente eran muy sonadas las treguas en los conflictos bélicos durante la Navidad. Una de las más recordadas fue en la I Guerra Mundial, cuando en la Nochebuena incluso intercambiaron alimentos entre las trincheras y se ayudaron unos a otros a enterrar los cadáveres aún pendientes.

En Castilla y León, con las elecciones con fecha fijada para el 13-F, los partidos han llamado arrebato y no pierden el tiempo. Ayer mismo hubo reunión de las direcciones autonómicas de las hasta ahora tres principales fuerzas políticas (PSOE, PP y Ciudadanos). Ha transcurrido apenas una semana desde que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, firmó el decreto de disolución de las Cortes y la batalla está totalmente desatada. En estos momentos se establecen hojas de ruta y equipos de trabajo para una contienda en las urnas a la que cada vez se le otorga una mayor influencia nacional.

Ciudadanos ratificó ayer al exvicepresidente de la Junta, Francisco Igea, como cabeza de cartel, y parece que retrocedió dos años y medio al plantear al candidato del PSOE, Luis Tudanca, que si quiere pactar un gobierno tiene que hablar de «política, propuestas y programa». Por su parte, Mañueco insistió en que su único adversario a día de hoy es el ‘sanchismo’.

Sin tregua navideña
Comentarios