viernes 27/5/22

La irrupción en la política española de Ciudadanos y Podemos vino envuelta en una serie de mensajes bastante populistas y que incluían críticas directas sobre los excesos de lo que llamaban la «casta» o la «clase política». Se consideraba intolerable el gasto que generaban y se reclamaba austeridad y mesura. Pero todo aquello fue poco a poco cayendo en saco roto, quizá con el famoso chalé de Galapagar como paradigma. Ayer, los restos de ambos partidos —con un solo procurador cada uno— anunciaron en las Cortes autonómicas que recurrirán al Tribunal Constitucional para que se les paguen declaraciones exclusivas. Se trata del exvicepresidente naranja Francisco Igea y el leones morado Pablo Fernández.

Todo por la pasta...
Comentarios