miércoles. 30.11.2022

Hoy es 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, una efeméride que conmemora la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres y que debe su origen a otro lejano 8-M de 1857, cuando miles de trabajadoras textiles decidieron salir a las calles de Nueva York con el lema «Pan y rosas» para protestar por las míseras condiciones laborales y reivindicar un recorte del horario y el fin del trabajo infantil. A esa primera manifestación le siguieron otras, como la huelga de las camiseras de 1909, aunque el episodio más duro que también sirvió de referencia para fijar el Día Internacional de la Mujer fue el incendio de la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York, en marzo de 1911, en el que murieron 123 mujeres y 23 hombres, la mayoría jóvenes inmigrantes de 14 a 23 años.

Ese trágico suceso puso en evidencia las malas condiciones laborales de los trabajadores de ese momento en la industria y la precariedad aún más manifiesta que vivían las mujeres en sus puestos de trabajo, ya que las trabajadoras y sus compañeros no pudieron escapar porque los responsables de la fábrica habían cerrado todas las puertas de escaleras y de las salidas, una práctica habitual entonces para evitar robos. Al no poder huir, muchas saltaron a la calle desde los pisos octavo, noveno y décimo del edificio. Murieron por quemaduras, asfixia y lesiones. El desastre industrial, el más mortífero de la historia de la ciudad, supuso la introducción de nuevas normas de seguridad y salud laboral en el país.

En esos años se sucedieron las protestas y manifestaciones en las que se exigía la participación social y política de la mujer en un nivel de igualdad con el hombre. Además de pedir el sufragio femenino universal, se proclamó el derecho al trabajo, a ocupar cargos públicos, a la formación profesional y a la no discriminación laboral. Todos esos alicientes hicieron que en el mundo se tomara poco a poco una mayor consciencia de la necesidad de cambiar las cosas y caminar hacia la igualdad. Una figura relevante de esta lucha fue la activista Alekxándra Kolontái, que lideró una huelga en demanda de «pan y paz» después de la revolución de octubre de 1917, y como reacción ante los 2 millones de soldados rusos muertos en la guerra. Fue el 8 de marzo, según el calendario gregoriano. Pocos días después el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Naciones Unidas reconoció este día en 1975.

Una fecha que evoca la protesta textil de «pan y rosas» de 1857 en Nueva York
Comentarios