sábado 14.12.2019
Referente en la transformación agroalimentaria

Ibsa, apuesta por el Bierzo y la innovación

La empresa está inmersa en un plan de crecimiento con una inversión de dos millones de euros para ampliar la línea de fabricación y envasado. Eso le permitirá incrementar su facturación anual, así como potenciar la I+D+i y la política medioambiental y seguir creando empleo
La fábrica de Ibsa, de 7.000 metros cuadrados, está provista de modernas instalaciones y la última tecnología. IBSA
La fábrica de Ibsa, de 7.000 metros cuadrados, está provista de modernas instalaciones y la última tecnología. IBSA

Industrias del Bierzo S.A. (Ibsa) es uno de los puntales de la transformación agroalimentaria en la comarca. Una empresa con 45 años de historia asentada en Carracedelo que opera en el mercado nacional y también exporta a los principales países de Europa, Estados Unidos, Latinoamérica y Emiratos Árabes. Con una facturación anual de 7,5 millones de euros, Ibsa se haya inmersa en un plan de expansión que le permitirá superar los diez millones de facturación anual a corto plazo. Para ello, acaba de invertir dos millones en la ampliación de la línea de fabricación y envasado. Una inversión extrapolable también al plano ambiental, ya que parte del gasto se ha realizado en una caldera de biomasa que permitirá reutilizar sus propios residuos. De esta forma, Ibsa se compromete firmemente con el medio ambiente.

«El trabajo bien hecho y la tradición en la elaboración» son los pilares fundamentales del trabajo de Ibsa, lo que se traduce en una gran variedad de productos cien por cien naturales. Pimientos asados, caramelizados, salsas de tomate, cremas de verduras, cebolla frita, preparado de tortilla, verduras braseadas y productos ecológicos identificados con la marca Ibsabio integran el amplio surtido de esta empresa, que también dispone de una selección de sus mejores productos adaptados a formatos más grandes, para el canal Horeca.

«Todos nuestros productos se fabrican partiendo de una materia prima fresca», explica la dirección de la empresa. Por ello, todos los proveedores son agricultores del Bierzo, con carácter preferente, pero también del resto de España para poder cubrir la demanda. «En ningún momento se fabrica producto cuyo origen de la materia prima no sea nacional», garantizan. Una política empresarial que contribuye a generar actividad económica en su entorno más cercano. Lo que lleva directamente a la creación de empleo directo. 

La plantilla de Ibsa está integrada por 30 trabajadores fijos durante todo el año que pueden llegar a ser cien en momentos puntuales, según la campaña de fabricación que se esté realizando. Además, la mayoría de las trabajadoras son mujeres.

Image of wooden table in front of blurred vineyard landscape at sun light. Ready for product display montage
Algunos de los productos elaborados por Ibsa. IBSA.

Carrefour, Dia, Alcampo, Simply, Hipercor, El Corte Inglés, Makro, Gadisa, Froiz, Alimerka, MasyMas, Lupa, Eroski, Leclerc, Ahorramas, Caprabo, Cuevas y MG Cash son las grandes superficies con las que trabaja Ibsa. En todas ella se pueden encontrar los productos elaborados en Carracedelo de manera artesanal, aunque nunca dando la espalda a la innovación. De hecho, esta es —junto al trabajo bien hecho y el respeto a la tradición en el proceso de fabricación— otro de los pilares fundamentales de la empresa dentro de su plan estratégico. Los planes en este sentido también están marcados. «Innovaremos en nuestros productos y formatos orientados al canal de alimentación y también al canal de hostelería», explica la empresa. Y lo hará a través del departamento específico de I+D con el que cuenta, dedicado exclusivamente al desarrollo de nuevos productos y a su mejora continua. 

«Nos preocupamos por la calidad y la seguridad alimentaria de nuestras fabricaciones. Estamos certificados tanto en BRC y en IFS, que son las más altas normas de calidad en fabricación y seguridad alimentaria, reconocidas a nivel mundial», explican fuentes de Ibsa, incidiendo también en la base natural de los elaboraciones. «En todo nuestro catálogo no existen colorantes ni conservantes y todo nuestro surtido es sin gluten, apto para celíacos», subrayan.

 La máxima es la calidad, tiene un peso cada vez mayor la innovación y es fundamental el respeto al medio ambiente. Por eso, Ibsa cuenta con una amplia gama de productos cultivados de manera ecológica y amparados por el Consejo de Agricultura Ecológica de Castilla y León. Una gama específica que se amplía cada año y que está ligada a la política medioambiental de la empresa, seriamente comprometida, como demuestran las últimas inversiones al respecto.

Ibsa, apuesta por el Bierzo y la innovación