viernes 18.10.2019

«En León hay que lograr que todo lo pendiente se realice y pronto»

Manuel Mitadiel gestionará a 33.000 trabajadores de Sanidad y un presupuesto cercano a los 3.500 millones de euros. MARCIANO PÉREZ.
Manuel Mitadiel gestionará a 33.000 trabajadores de Sanidad y un presupuesto cercano a los 3.500 millones de euros. MARCIANO PÉREZ.

De talante tranquilo y reflexivo, «maneras suaves, pero principios firmes», según se define, lo suyo es afinar con los números y crear equipo. Valora que la gerencia «es un miura interesante» al que se enfrenta en su «madurez profesional y personal», tras 36 años con cargos en diversas instituciones desde que fue elegido en 1983 como secretario general de Economía en la Junta. Su nuevo reino posee 33.000 trabajadores y un presupuesto de 3.500 millones que gestionará con dos ideas: el centro son los pacientes y el personal que presta la asistencia. Su clave es que todos los que trabajan para Sanidad sean proactivos.

 

—En Sanidad, siempre se habla de falta de recursos, ¿cuántos se necesitan?

 

—El planteamiento no es cuánto falta, sino con los recursos que tengo cómo doy el mejor servicio posible. Reclamaremos más, por supuesto, pero la clave consiste en gestionar de la forma más eficaz. Tenemos un reto por delante: la negociación de la financiación a las comunidades, y tenemos que ser capaces de trasladar al ministerio que necesitamos más renta per cápita que otras autonomías más jóvenes, porque nuestra Sanidad está marcada por el envejecimiento de la población y la dispersión del terreno. Según se resuelva esa negociación mejorará nuestra Sanidad.

 

—¿Y plantilla?

 

—Seguramente se necesitan más trabajadores en Enfermería, Fisioterapia, Salud Mental... El problema es cubrir todas las plazas, que no es sencillo en hospitales pequeños y determinadas zonas. Esta semana se dio un paso, llegar al máximo techo de los MIR reconocidos por el ministerio. Supondrá 4 millones más de coste al año, pero es fundamental para el futuro cubrir el techo de Pediatría, Familia y Enfermería.

 

—¿Por qué se dejaban plazas MIR sin cubrir?

 

—Se pensaba que si la mayoría de los médicos en formación se marchaban luego al País Vasco o a Cantabria, para qué se iba a financiar todas las plazas, y se generó una brecha entre lo que se necesitaba y lo que se formaba.

 

—Sería mejor fidelizar...

 

—Sí, para ello pensamos en ofrecer puestos fijos y convocar oposiciones todos los años. Si un MIR posee una plaza fija es más difícil que se marche de la Comunidad. También pretendemos convertir todas las plazas de médicos de Área en médicos de Equipo, que disfrutan de mejores condiciones, sobre todo, en conciliación.

 

—La consejera señaló que se centrarán en Atención Primaria, acalle las críticas.

 

—Atención Primaria es la puerta a la Sanidad y una buena gestión repercutirá en una menor demanda de Especializada y restará saturación. No habrá una actuación de café para todos. Hay que estudiar cada zona y sus peculiaridades para acertar con las necesidades. No pueden ser los mismos objetivos para todos si es un servicio urbano o rural, montañoso o sin cobertura.

 

—Como experto en números, ¿de dónde sacará la Junta ese 20% más que prometen para Atención Primaria?

 

—La Junta tendrá que valorar realizar un esfuerzo mayor, y no es poco el que está haciendo con 1.600 euros por habitante frente a los 1.300 de la media en España.

 

—En el decálogo de Cs, reducir la lista de espera es prioritario, ¿cómo?

 

—Lo planteará la consejera en septiembre, pero la idea es mejorar la eficiencia e incrementar la actividad quirúrgica en los hospitales. Además, hay que afinar la lista de espera total y la estructural, donde se ha detectado un desfase de 8.928 pacientes y abordar también la lista de espera real de pruebas diagnósticas.

 

—¿Se han manipulado?

 

—Espero que no, sólo se contabilizaban los que continuaban en la lista y no los que renunciaban para operarse más tarde o esperar por un médico o un hospital.

 

—¿Salvará el último decreto de medidas urgentes?

 

—Hay que aplicarlo. Fui muy crítico con él, porque fija plazas de difícil cobertura por ser un puesto de montaña en relación al Hospital de referencia, y puede que un área básica no encaje en esos requisitos, pero sí sea de difícil cobertura, algo que no recogía. Lo primero es comprobar el funcionamiento del decreto y evaluar si sirve para lo que se creó. Luego, mejorarlo.

 

—León posee un área rural extensa y pueblos dispersos. ¿Planean cerrar consultorios?

 

—No tenemos intención de cerrar consultorios locales. Nuestro objetivo es mejorar la asistencia a los pacientes y que nuestros médicos se dediquen a ver a pacientes y no a conducir por las carreteras. Con la escasez de médicos de Familia que hay, las jubilaciones y que faltan años para que haya nuevos médicos formados, se necesita optimizar y no podemos consentir que los facultativos estén por las carreteras.

 

—Igea anunció que la primera Ley del Gobierno será sobre muerte digna. ¿Ha avanzado?

 

—Tenía un proyecto hace tres años, pero se decidió que se sacara mejor a nivel nacional. El anteproyecto está casi listo, luego hay que remitirlo a las Cortes. Si lo admite a trámite, a ponencia, comisión y pleno. Es una ley a meditar mucho por el debate que produce en la sociedad. La ley es que nadie muera con dolor. La eutanasia es un paso más, ayudar a morir y que la gente se libre del encarnizamiento mediático. Para mí es muy importante y estoy muy comprometido a que se muera con dignidad.

 

—¿Favorecerán los conciertos?

 

—Todo lo que podamos hacer con nuestros medios no lo vamos a concertar. La sanidad privada es complementaria de la pública.

 

—¿Notará León que sea gerente regional?

 

—Aún no he abordado a fondo el estado de los proyectos, pero en León hay que conseguir que todo lo pendiente se realice y pronto. Está la mejora de la Radioterapia en el Bierzo o un tercer acelerador para el Hospital de León; los centros de salud de El Ejido, Sahagún, Villaquilambre, San Andrés y Bembibre, y el nuevo edificio de consultas de Ponferrada.

«En León hay que lograr que todo lo pendiente se realice y pronto»