viernes 18.10.2019
Mikel Erentxun | Cantautor

«Prefiero experimentar, cambiar y seguir siempre»

Erentxun aspira a que le miren por sus canciones y no por su edad. BALLESTEROS.
Erentxun aspira a que le miren por sus canciones y no por su edad. BALLESTEROS.

Ducan Dhu. Jamás detrás de un nombre casi imposible de escribir bien, habitaron tantas canciones hechas con la madera del éxito (fenómeno fans incluido) cuando Mikel Erentxun y Diego Vasallo soltaron su creatividad. Cada uno por separado ha seguido en lo suyo. Pero Erentxun, que era un frontman, cuando no se sabía qué era eso, siguió cambiando de piel y poniéndose otras, complicándose lo justo y lo demasiado. Pero ahí estaban canciones que quedan bien en estos tiempos: o , o ... Era pop fácil de digerir que llevaba dentro la escucha de los grandes grupos ingleses y americanos. Puede sonar fuerte, pero, puede decirse que el tiempo, a Duncan Dhu, no lo ha puesto en ninguna parte pero no lo ha abandonado. Da igual porque lo mejor de todo es que ahora hablan bien de ellos y de lo muy bueno y de lo nuevo de Erentxun hasta en Radio 3 y demás de estos tiempos que tanto satisfacen a los nuevos inteligentes del rocanrol clásico. Como dice un músico local, Balacera, que sólo compartiría igual con Erentxun la paradoja: Respeto.

 

—Con tantos años tocando, ¿usted está en eso de la gira interminable que diría un tal Dylan...?

 

—Bueno, me mencionas a la referencia total. Dylan es el gran gurú. Mi máxima influencia. Yo llevo tocando años y años sin parar. Y aspiro a eso: a seguir tocando. A llegar a ese respeto de que no te miren por la edad sino por tus canciones.

 

—A usted, por ser español, lo primero que le van a mirar es el DNI...

 

—Bueno, ahí está Loquillo, que me da que puede llegar a los 70.

 

—El sábado, en Riaño se juntan usted, Alejandro Díez-Cooper y Álvaro Urquijo-Los Secretos serán tres puertos pop de categoría especial... Parece un cartel perfecto... ¿Le apetece una noche así y le sugiere alguna conexión?

 

—Con Cooper no he tocado nunca. Admiro lo que hace y sus canciones, a Los Flechazos y a Cooper... Es un honor. Y con Los Secretos, igual, aunque hemos tocado muchas veces juntos. Yo creo que soy el eslabón encontrado entre ellos.

 

—Podrían prometer una juntos, o Cooper y usted, dos guipuchis...

 

—Todo puede ser...

 

—¿Duncan Dhu fue su propuesta más concreta y el resto una cuestión de pieles a lo camaleónico?

 

—Puede ser. Pienso que hay dos formas de ser. Por ejemplo, Los Secretos. Nunca han cambiado y tienen repertorio para rato. Y luego, Los Beatles, que en siete años hicieron de todo. O David Bowie, que también. Yo prefiero el experimento de cambiar y seguir siempre. Es cierto que yo he hecho una carrera con altibajos. Pero lo mío es seguir.

 

—¿Sus hijos, si es que los tiene, oyen su música? ¿Consigue que no caigan en estas nuevas tendencias? ¿Saben por lo menos quiénes son The Rolling Stones?

 

—¡Tengo cinco hijos! Y oyen muchas cosas. Pero saben quienes son los Rolling, y The Beatles, y Bowie... Y oyen a Tom Petty. Mi pequeña de 6 años, Dakota, el otro día tarareaba una canción de Los Ramones... Me encantó.

«Prefiero experimentar, cambiar y seguir siempre»