jueves 17.10.2019

«Tocar en León es saber que tendremos delante un público muy entendido»

Álvaro Urquijo actuará el sábado en el festival de Música de la Montaña de Riaño
Álvaro Urquijo actuará el sábado en el festival de M´suica de la Montaña de Riaño. DL
Álvaro Urquijo actuará el sábado en el festival de M´suica de la Montaña de Riaño. DL

Álvaro Urquijo es una de las tres cumbres pop que en Riaño este sábado dejarán un repertorio incontestable. Que el tiempo ha ido puliendo y poniendo en su sitio. En el tiempo en el que los prejuicios dan paso a la obra. Cuando ya se valore lo bueno, él, Cooper y Mikel Erentxun, por ser los tres que tocan en esta montaña leonesa de belleza perpetua, estarán entre los grandes, como capaces de hacer canciones que llegaron a la historia. El caso de Los Secretos cuenta además con un argumento legendario como es tan sólo mencionar el nombre de Enrique Urquijo, socio hermano fundador de los creadores de Déjame, desaparecido justo este 2019 hace veinte años, y hacedor de obras maestras inolvidables. Ha pasado tanto tiempo que Enrique se perdió desde la llegada excluyente de lo indie hasta la pérdida de esta presión comercial que afortunadamente salvo excepciones hace que ahora en los festivales de España no haga falta ser lo último para formar parte del cartel. Enrique Urquijo sale aquí porque no fue a la historia sino que la historia fue hacia él. Y con Los Secretos, con sus títulos imprescindibles, no hace falta nada más que ponerse en materia mientras suenan The Byrds, Tom Petty... esto es, sus referencias imperdibles.

—Tocar en Riaño, en la montaña de León, tras su experiencia en la provincia, auqellos años de su hermano Enrique en Valdevimbre, ¿tiene algo de especial?

—Por supuesto. Todo lo que sea salirse de lugares convencionales, escenarios más típicos, dormir en otros sitios, seguro que la temperatura también, nos resulta muy atractivo. Además, tocar en León es saber que tendremos delante un público entendido. Y nos sirve para recordar que hay también buena tradición de buenos grupos: Los Flechazos, Los Cardiacos...

—Igual pasa que aunque el tiempo corre a toda velocidad, sirve para explicar cosas... ¿Cree que ya se les asocia con influencias musicales más allá de lo que era la movida, ustedes, Mamá, Nacha Pop, que aunque no estaba nada mal, no eran sus referencias más directas? 

—Es que cuando empezábamos, nosotros estábamos más tiempo escuchando a Thin Lizzy o Led Zeppelin que lo que se hacía por Madrid. Luego hacíamos lo que nos salía, y podíamos. Nos llamaban babosos... Aunque a mediados de los 80 ya nos dijeron en una compañía: es que vuestras canciones huelen a vaca... O sea, que no te creas que es tan fácil mantener tu línea creativa. Siempre hemos intentado hacer lo que hemos querido y sentido.

—Pero siempre han mantenido su ideario musical. Lo que supone, además de su personalidad, que tenían un bagaje de curiosidad musical. ¿Les costaba explicarse para que constaran sus ideas? 

—No era fácil porque ahora parece mentira que estuvieras días y días pensando en cómo sonaba tal o cual grupo. Yo quería encontrar un sonido como la guitarra de The Byrds, y hasta que no vi una portada de un disco suyo y vi una guitarra de 12 cuerdas, no caí en por dónde iban los tiros... Imagínate si esto se lo cuentas a un chaval de ahora, que coge el móvil y se pone a buscar en segundos lo que quiere.

—Y usted, con tanto tiempo en los escenarios, ¿cómo vive estos nuevos tiempos tanto en lo profesional como en  lo personal?

  —Nosotros, Los Secretos, tenemos la suerte de estar en plena actividad. Pero hemos pasado nuestras rachas. En lo personal, lo de ser músico es un reto, porque el cuerpo también te pide estar con la familia, pero para mi tocar no es trabajo. Para mi, el trabajo es el viaje, llegar, montar, etc. Pero. subirme a un escenario todavía me sabe a gloria

 —Cooper, su compañero de escenario de este sábado, decide bajarse... ¿Le parece más una decisión personal o cree que igual el negocio en España a veces es tan duro que fuerza este tipo de decisiones?

—No sé qué le lleva a esto, pero tiene seguro tanto sus razones como las tendría para seguir. Siempre le he dicho a Alejandro lo mucho que nos gusta, además de que Los Secretos en nuestros principios teníamos nuestro lado mod. Nos encantaban The Lambrettas, The Jam...

 —Tantos años tocando con Ramón Arroyo y demás, ¿cómo se compensa la rutina con la complicidad? En resumen: ¿se aguantan en la furgoneta?​

—No sólo nos aguantamos sino que si no hay alguna circunstancia especial, viajamos siempre juntos. Lo seguimos pasando bien. Y se crea una complicidad que hasta nos sirve para que las canciones nuevas empiecen a funcionar muy pronto.

«Tocar en León es saber que tendremos delante un público muy entendido»