jueves 17/6/21

3.000 inmigrantes entran a nado en Ceuta ante la inacción marroquí

La avalancha incluyó a casi 700 menores y
Otro grupo de inmigrantes marroquíes menores llegan por el espigón sur del Tarajal. REDUAN DRIS

Más de 3.000 ciudadanos marroquíes han accedido de forma irregular a Ceuta a lo largo de la jornada de este lunes bordeando a nado los espigones marítimos fronterizos del Tarajal y Benzú. La oleada migratoria se ha producido ante la pasividad de las fuerzas de seguridad del país vecino, que, según fuentes policiales españolas, no han evitado contener por mar la salida de estas personas.

De la entrada de estos inmigrantes a territorio nacional, la más masiva que se recuerda en un solo día, unos 700 han asegurado ser menores, según la Delegación del Gobierno. Esta circunstancia impedirá la devolución inmediata del contingente, que esperan poder realizar las autoridades españolas a partir de los contactos establecidos entre los ministerios de Interior y Exteriores con el Ejecutivo marroquí.

La Comandancia General de Ceuta ha habilitado literas militares para acoger a los inmigrantes en las naves de los polígonos comerciales del Tarajal, en su inmensa mayoría vacías desde el cierre de la frontera el 13 de marzo de 2020 por la pandemia. La entrada masiva comenzó la madrugada del lunes por el espigón norte del perímetro fronterizo y durante la noche y todo el día de este lunes se ha extendido también al Tarajal, en el extremo sur, por donde los marroquíes, en su mayoría jóvenes, pero también mujeres e incluso niños, superan la barrera fronteriza sin ningún control de seguridad.

Este lento goteo llevó al Ministerio del Interior a reforzar la presencia policial en la frontera con el envío de medio centenar de efectivos de la Guardia Civil. La Policía Nacional, por su parte, va a incrementar en más de 150 agentes sus efectivos en Ceuta, entre miembros de las Unidades de Intervención Policial y personal específico de Científica y de Extranjería y Fronteras.

La intención, según un comunicado de Interior, es «agilizar los trámites de devolución en aplicación del acuerdo con Marruecos de 1992». El departamento ministerial ha señalado que lleva «desde el inicio de los acontecimientos desarrollando los trabajos necesarios para dar respuesta a esta situación».

En relación con la llegada a Ceuta, Interior recordó que las autoridades españolas y marroquíes acordaron recientemente la devolución de los ciudadanos de ese país que accediesen a nado.

La avalancha se ha producido en plena escalada de tensión diplomática por la llegada a Logroño el pasado 18 de abril del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, para ser tratado de coronavirus en España.

Un hecho que molestó a Rabat, que ya avisó que «traería consecuencias» y lo definió como «un acto premeditado del que Marruecos toma nota». El Gobierno del país vecino puso en tela de juicio los motivos humanitarios que sustentarían la presencia de Ghali, subrayando que este tiene causas pendientes con la justicia, en concreto en la Audiencia Nacional.

3.000 inmigrantes entran a nado en Ceuta ante la inacción marroquí