domingo. 14.08.2022

Instituciones y partidos condenaron ayer el ataque sufrido por un ertzaina de paisano en Vitoria y emplazaron a la izquierda abertzale a poner fin a lo que el Gobierno Vasco calificó de «hostigamientos» a agentes de la Policía autonómica. La agresión verbal y física se produjo en una zona de bares de la capital alavesa, en el Casco Viejo, en la noche previa a la jornada festiva del Día del Blusa y de la Neska. Al parecer tres jóvenes, detenidos y puestos en libertad con cargos a la espera de declarar ante la autoridad judicial competente, increparon a este agente, le conminaron a marcharse de la zona y uno de ellos le llegó a pegar, lo que le provocó lesiones leves por las que tuvo que ser atendido en un centro hospitalario.

Esta agresión se produjo en un contexto festivo, al igual que la denunciada la pasada semana por una ertzaina por haber sido excluida por su condición de policía de una serie de actividades de las fiestas de «Magdalenas» de Mutriku (localidad guipuzcoana de la que es natural), por parte de la comisión de fiestas «Bizitxo» de esta población.

Los partidos y las instituciones reaccionaron condenando estos hechos. El lehendakari, Iñigo Urkullu, llamó a «atajar de raíz estos comportamientos» y exigió que «determinadas formaciones políticas dejen de mirar hacia otro lado», en relación a la izquierda abertzale.

Más explícito fue el consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, quien atribuyó estas agresiones «a personas del entorno juvenil de la izquierda abertzale», de la que dijo que «tiene mucho que decir para que cesen de una vez todas estas conductas propias del pasado al que nadie quiere regresar». El representante del gobierno vasco exigió que cesen estos episodios de «hostigamiento» a ertzainas en su vida privada y advirtió de que en este caso «se ha cruzado la peligrosa raya de la violencia física».

Desde la Ertzaintza, el sindicado Esan consideró que la agresión al ertzaina y las amenazas a la agente en Mutriku no responden a «la casualidad», sino a una «campaña orquestada» y «a un diseño estratégico con el fin de arrogarse para sí a la ‘alegre y combativa juventud vasca’» y señaló como responsable a la disidencia de la izquierda abertzale, la Gazte Kordinadora Sozialista (GKS).

La respuesta de EH Bildu llegó de su portavoz en el Ayuntamiento de Vitoria, Félix González de San Vicente, quien, «a la espera de que se aclare lo sucedido», mostró el «más rotundo rechazo a cualquier tipo de agresión» e hizo un llamamiento a la población «a disfrutar las fiestas con moderación y respeto». El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV), y el diputado general de Álava, Ramiro González (PNV), también se pronunciaron e instaron a desterrar de Euskadi estos comportamientos «intolerables e inaceptables», que también condenó el delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso.

Acusan a la izquierda abertzale del ataque contra un ertzaina
Comentarios