viernes. 03.02.2023

El violador que la Audiencia de Lérida excarceló el pasado lunes tras reducirle la pena en aplicación de la ley de solo sí es sí presenta un elevado riesgo de reincidencia, según los servicios penitenciarios de la Generalitat, que han alertado a los Mossos y a la Fiscalía de su puesta en libertad.

Según han informado fuentes penitenciarias, el violador, Daniel P. G., salió el pasado lunes de la cárcel Ponent de Lérida donde cumplía condena después de que la Audiencia le rebajara a nueve y medio los quince años de condena que le impuso en 2010 por dos agresiones sexuales y un robo con violencia. El recluso, que tiene prohibido acercarse a las víctimas durante los próximos diez años, no disfrutó de ningún permiso ni salida desde que entró en prisión, en el año 2008, dado que se considera que sigue presentando riesgo elevado de reincidencia.

Además, según fuentes cercanas al caso, el violador ya había cumplido condena por otros delitos contra la libertad sexual que cometió cuando era menor de edad. Ante la excarcelación del violador, el Departamento de Justicia ha activado el protocolo previsto en el caso de internos evaluados de alto riesgo que salgan en libertad, fruto de un protocolo que se firmó con la Fiscalía Superior de Cataluña en el año 2009. Por ese motivo, los servicios penitenciarios de la Generalitat han informado de la excarcelación del violador tanto al ministerio público como a los Mossos d’Esquadra, a los que la Fiscalía podrá ordenar las actuaciones que crea oportunas, habitualmente la vigilancia no invasiva del condenado.

Mientras, la delegada de Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha revelado este miércoles que ya se han instalado dispositivos telemáticos de control a agresores sexuales excarcelados tras la revisión de su pena por la Ley del ‘solo sí es sí’, aunque no ha precisado el número concreto de los aparatos que están activos en este sentido por seguridad.

En rueda de prensa, Rosell ha recordado que su departamento ofreció estos dispositivos en diciembre al servicio Cometa, que los gestiona, para su uso en casos de violencia sexual y, en concreto, ante las «sorpresivas reducciones de condena» o las «excarcelaciones inesperadas» por las revisiones que se están sucediendo. Estos aparatos se usan en exclusiva actualmente en casos de violencia de género, es decir, los que se producen en contexto de pareja o expareja.

Alertan del alto riesgo de reincidencia de un violador excarcelado en Lérida
Comentarios