lunes. 08.08.2022

La Audiencia Nacional (AN) juzga desde este lunes a los cinco presuntos miembros de una red yihadista que, mientras cumplían condena en prisión entre 2014 y 2019 por pertenencia a organización terrorista, se habrían conjurado para «cohesionar a todos» los presos por delitos relacionados con el terrorismo islamista para que ninguno «se viera tentado a abandonar la yihad armada». Aunque estaban en prisiones diferentes, se comunicaban mediante cartas.

Esas son, de momento, las conclusiones provisionales de la Fiscalía, que pide 12 años de cárcel y 10 de libertad vigilada para cada uno de ellos, a los que acusa del delito de constitución de grupo terrorista. De manera subsidiaria, el Ministerio Público solicita 8 años de prisión y 3.600 euros de multa por colaboración con organización terrorista o por captación y adoctrinamiento. «Actuando de común acuerdo», los cinco acusados decidieron formar una red para liderar a «todos» los encarcelados por terrorismo yihadista en diferentes cárceles del país para que «no abandonaran dicho ideario» y «actuaran conforme a directrices comunes», según la Fiscalía. Con todo, la red habría extendido sus tentáculos más allá de condenados por terrorismo para «adoctrinar, radicalizar y captar» a nuevos adeptos.

La AN juzga a cinco acusados de formar una red yihadista