martes 19/10/21

Aragonès y Puigdemont desde Waterloo: «Nuestro objetivo es la independencia»

Aragonès y Puigdemont ayer, en Waterloo. HORS WAGNER

En una misma semana, el presidente de la Generalitat ha iniciado el deshielo con Pedro Sánchez, al que saludó el lunes en la patronal catalana Fomento, con el rey, con quien se encontró el jueves en Barcelona, y con Carles Puigdemont, a quien visitó ayer en Waterloo.

Justo el día en que Pedro Sánchez y Mario Draghi celebraban una cumbre bilateral en la capital catalana, Aragonès viajó a Waterloo, un gesto en clave interna, para cerrar heridas entre ERC y Junts, y en clave española, para avisar a Pedro Sánchez de que con los indultos no se cierra la carpeta catalana.

El de ayer fue el primer encuentro entre el presidente catalán y el expresidente desde la investidura de Aragonès hace un mes. El dirigente republicano quiso reunirse con Puigdemont días antes de que se concedan los indultos y antes de su primera cita en la Moncloa con Pedro Sánchez, durante este mes de junio. El papel que pueda desempeñar Puigdemont en el movimiento independentista aún está en al aire. Si Quim Torra viajó a ver a Puigdemont al día siguiente de ser investido, mientras que Aragonès ha tardado cuatro semanas. Los indultos provocan disensiones en el secesionismo.

Aragonès y Puigdemont comparecieron juntos a las puertas de la casa de la república, en Waterloo, y coincidieron en valorar los indultos. «Serán bienvenidos», afirmó el presidente de la Generalitat. «Serán un paso», admitió. Puigdemont dijo que en lo personal habrá pocas personas que se alegren más que él si sus excompañeros de ‘Govern’ salen de prisión. Eso sí, advirtió de que si el Gobierno aprueba las medidas de gracia será porque se ha visto «abocado» por las presiones de los tribunales europeos. No obstante, Puigdemont avisó de que, aunque los presos salgan indultados, «ninguna carpeta catalana estará cerrada».

«Los indultos no son una solución política al conflicto», afirmaron ambos. El conflicto de fondo se resolverá, según el presidente de la Generalitat, si se aborda la cuestión de la soberanía de Cataluña. Y la solución debe ser global, defendió, incluyendo la autodeterminación y la amnistía. El viaje de Aragonès en sí fue un gesto dirigido al presidente del Gobierno para que tenga en cuenta que tras la concesión de los indultos tendrá que afrontar la solución de los dirigentes huidos en el extranjero, como Puigdemont.

Aragonès y Puigdemont desde Waterloo: «Nuestro objetivo es la independencia»
Comentarios