jueves. 30.06.2022

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha acusado este martes al Tribunal Supremo (TS) de estar politizado y considera que su decisión de admitir a trámite los recursos presentados contra los indultos del 1-O es «de carácter político y no judicial». «El Tribunal Supremo es un órgano judicial altamente politizado. Todos podemos coincidir en que, si cambia el criterio, es porque han cambiado las mayorías. Y es muy fácil atribuir las simpatías de los jueces a un partido u otro», ha afirmado en rueda de prensa posterior al Consell Executiu junto al vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, en la que han presentado el balance del primer año del Govern.

Considera que el cambio de criterio del Supremo, que atribuye al cambio de mayorías en este tribunal, demuestra «que la justicia española por lo que respecta a las cuestiones de Cataluña está altamente politizada, especialmente las cúpulas judiciales». Aragonès ha dicho que espera que se rechacen estos recursos y ha insistido en que esto demuestra que lo «más eficaz» para garantizar la libertad de los expresos independentistas es una ley de amnistía.

Asimismo, el presidente catalán ha cargado contra PP, Vox y Cs por haber presentado estos recursos: «Hay partidos que trabajan para empeorar las cosas. Para tensionar más una sociedad que ha sufrido mucho».

Al presentar el balance del primer año del Govern, Aragonès ha lamentado que la resolución del conflicto catalán no está avanzando como querría: «Los resultados no son los esperados. Desde los indultos no se ha avanzado de forma suficiente en este ámbito, la persecución judicial continúa», y ha advertido de que el espionaje con el programa Pegasus ha acentuado la desconfianza con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Aragonès ve «política y no judicial» la decisión del Supremo