viernes 3/12/21

Ciudadanos intentó remover conciencias en la bancada socialista para que un diputado del PSOE rompa la disciplina de voto e impida el martes la investidura de Pedro Sánchez. El partido liberal ya intentó en los últimos días, a través de una ronda de llamadas a los barones más críticos, sembrar la división en el PSOE. Y ayer volvió a interpelar a los parlamentarios socialistas para seguir los pasos de la portavoz de Coalición Canaria, Ana Oramas, que finalmente votará en contra de la elección de Sánchez. «Les pido la misma valentía que ha demostrado Ana Oramas ¿No hay ni un solo valiente?», defendió Inés Arrimadas. «Tengo aquí el móvil de los 120 diputados, si quiere se lo dejo», presumió el candidato socialista.

Arrimadas vuelve a pedir una rebelión a la bancada socialista