miércoles. 08.02.2023
                      Manifestación en protesta por los últimos asesinatos machistas. QUIQUE GARCÍA
Manifestación en protesta por los últimos asesinatos machistas. QUIQUE GARCÍA

La violencia machista se ha agravado de forma considerable en un inicio de año trágico, que no ha hecho más que mantener la sobrecogedora secuencia de asesinatos con los que ya finalizaron los últimos días de 2022. Tres nuevos casos provocaron consternación ayer, el domingo posterior a Reyes. Dos mujeres murieron asesinadas a manos de sus respectivas parejas en las localidades de Piedrabuena (Ciudad Real) y El Puerto de Santa María (Cádiz). En ambos casos, los autores han sido detenidos por dos nuevos homicidios por violencia de género. A ello se sumó la detención de un hombre en Roquetas de Mar (Almería), quien reconoció haber estrangulado a una mujer tras haber mantenido sexo con ella, aunque se desconoce aún cuándo pudo perpetrar el crimen.

El repunte de feminicidios llega después de un fin de año trágico, ya que sólo en diciembre once mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas, convirtiendo ese mes en el más trágico de todo 2022, año que se saldó con casi medio centenar de fallecimientos por violencia machista.

Las alarmas comenzaron a sonar en seno del Gobierno en plena Navidad, lo que llevó el Ejecutivo a convocar para antes de Nochevieja la reunión del comité de crisis en el que participan los ministerios de Igualdad, Justicia e Interior, así como los responsables en materia de violencia de género de las comunidades autónomas.

Tras esa reunión, Igualdad ya veía necesario un análisis del Sistema de Seguimiento Integral en los Casos de Violencia de Género (VioGén) para que contenga mayor información sobre medidas judiciales. Pero, transcurrida la primera semana de enero y con los tres nuevos casos de este domingo, el encuentro sigue sin materializarse.

Ante la sangría de mujeres asesinadas, la ministra de Igualdad, Irene Montero, abogó ayer en las redes sociales por «revisar cada posibilidad de mejora y de coordinación». Y, al mismo tiempo, insistió en que «no acabaremos con la violencia machista si no acabamos con el machismo: educación, prevención y feminismo hasta que no haya ni una menos».

Este último agravamiento de la violencia machista ha coincidido en el calendario con la puesta en marcha de la ley del ‘solo sí es sí’, que ha derivado en casos de revisión para reducir las penas a condenados por este tipo de delitos. El Ejecutivo sigue esperando a que el Supremo unifique doctrina cuando empiece a analizar las rebajas de los castigos dictaminados ya por audiencias provinciales y tribunales superiores aunque la Sala de lo Penal ya ha advertido de que la aplicación de la actual ley es «obligatoria» por ser «más favorable» al reo; y, por tanto, se debe aplicar la retroactividad del Código Penal.

Casi el mismo trágico patrón

La primera de las dos víctimas de este angustioso domingo fue Belén, una joven de 24 años, quien fallecía apuñalada por su pareja en Piedrabuena (Ciudad Real). El suceso ocurrió a las tres y media de la madrugada en un domicilio de esta localidad de 4.400 habitantes.

El servicio de emergencias 112 recibió un aviso a esa hora en el que se informaba de que una mujer había sido agredida con arma blanca. Hasta el lugar de los hechos acudieron una UVI móvil, una ambulancia y un equipo médico de urgencias que sólo pudo certificar la muerte de la joven. También se desplazó una dotación de la Guardia Civil que fue la que detuvo al presunto autor del apuñalamiento, el marido de la víctima, Eduardo, de 30 años, en la vivienda que ambos compartían junto a su hija de tan solo tres años de edad. Fue el propio marido quien telefoneó a la Benemérita para contarlo.

Aunque inicialmente la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha y la Guardia Civil no quisieron indicar que se trata de un caso de violencia machista escudándose en que el caso se encuentra bajo secreto de sumario, la muerte de esta joven de 24 años se investiga como una víctima más.

De hecho, el Ayuntamiento de Piedrabuena celebró ayer mismo un pleno extraordinario «como rechazo a la violencia y al terror», según manifestó su alcalde, José Luis Cabezas, quien dijo que no constaban denuncias previas por malos tratos.

Pocas horas después se repetía el patrón, esta vez en El Puerto de Santa María, donde los agentes de la Policía Nacional arrestaron a un hombre de 40 años de edad como presunto responsable de la muerte de una mujer de 46, cuyo cuerpo fue localizado en el interior de una vivienda con heridas de bala.

El presunto autor de los hechos fue localizado de madrugada tras la alerta de un ciudadano al escuchar disparos en un domicilio particular. El acusado, que portaba un revolver y estaba bajo los efectos del alcohol u otras sustancias tóxicas, confesó que «había matado a su amor», según relataron los agentes.

El subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco, apuntó que el arrestado tiene antecedentes por violencia de género a otra pareja anterior y el caso permanece en el sistema VioGén como caso inactivo.

Junto a ello, la Policía Nacional apresó a un segundo hombre por su presunta relación como testigo del crimen. Los dos detenidos pasarán a disposición judicial. La investigación continúa abierta a la espera de los resultados de la autopsia y de las diligencias tendentes a esclarecer el homicidio.

Una terrible confesión

Para cerrar un domingo negro, la Guardia Civil detuvo en Roquetas de Mar (Almería) a otro hombre tras haber confesado que estranguló a una mujer después de haber mantenido relaciones sexuales con ella, informaron fuentes próximas a la investigación. En este caso, la fallecida, rumana de 44 años, y el detenido, senegalés de 30, no eran pareja.

El hombre tenía antecedentes en el VioGén. Los investigadores tratan de determinar ahora cuando pudo producirse el asesinato descrito por el detenido y al que se otorga credibilidad.

El teléfono 016 atiende a todas las víctimas de violencia machista las 24 horas del día y en 52 idiomas diferentes, al igual que el correo 016-online@igualdad.gob.es. También se presta atención mediante WhatsApp a través del número 600000016, y los menores pueden dirigirse al teléfono de la Fundación Anar 900 20 20 10.

En una situación de emergencia, se puede llamar al 112 o a los teléfonos de la Policía Nacional (091) y de la Guardia Civil (062), y en caso de ser imposible realizar una llamada, se puede recurrir a la aplicación Alertcops, desde la que se envía una señal de alerta a la Policía con geolocalización.

Tres asesinatos de mujeres agravan la escalada de crímenes machistas
Comentarios