miércoles 25/5/22

Fue la mayor operación de la Guardia Civil contra el brazo jurídico de ETA. Ocho detenidos en enero de 2014 acusados de constituir «la única estructura activa de la organización terrorista en estos momentos en España». Capitaneado por el juez Eloy Velasco, el sumario 10/13 irrumpió en pleno final de la banda armada y causó cierta controversia entre la izquierda abertzale. Ocho años después, la Audiencia Nacional ha condenado a cuatro de los investigados a penas de entre tres y siete años y medio de prisión. El tribunal presidido por Ángela Murillo impone la pena más alta a la abogada Arantxa Zulueta por un delito de integración en organización terrorista y otro por depósito de armas y explosivos. A Jon Enparantza le castigan con cuatro años de prisión, a Naia Zurriarain con tres años y medio y a Iker Sarriegi a tres años y un día. Estos tres últimos como autores de un delito de integración en organización terrorista. El tribunal ha apreciado la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas para reducir las penas.

El tribunal detalla que dentro de «Halboka» se halla el frente jurídico del que formaban parte abogados que, al margen de la defensa jurídica de los miembros de ETA, «mantienen la vinculación de los mismos con la dirección de la organización terrorista y les transmiten las directrices de ésta» para mantener la disciplina carcelaria y la «unidad de criterios». La sentencia explica que los condenados, bajo el liderazgo de Zulueta, que ha pasado tres años en prisión preventiva, operaban en favor de ETA desde dos despachos jurídicos, ubicados en Bilbao y Hernani (Guipúzcoa). Cada uno desde sus respectivas competencias profesionales y respetando las adscripciones asignadas por ETA, pusieron sus servicios a disposición de la banda cuando estaba activa, desde cuyos emplazamientos enviaban y recibían encargos, así como trataban personalmente con otros miembros activos y dirigentes etarras. En otros casos, añade la Sala, identificaron y señalaron posibles acciones y objetivos.

La Audiencia Nacional condena a los abogados de los etarras