martes. 09.08.2022

La envergadura de la tragedia de la valla de Melilla sigue creciendo dos semanas después, según las organizaciones de derechos humanos y los propios supervivientes van recopilando más información de lo ocurrido el pasado 24 de junio en el paso de Bario Chino de Nador. De acuerdo con las estimaciones de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), aquel ‘viernes negro’, tal y como le denominan ya los propios ‘subsaharianos, se saldó con no menos de 58 víctimas, entre muertos confirmados y los desaparecidos.

La Asociación Marroquí de Derechos Humanos no descarta que el balance mortal de los sucesos del 24 de junio siga aumentando, ya que se desconoce cuántos cadáveres han inhumando las autoridades marroquíes (en secreto, sin identificar y sin autopsia) tanto en los cementerios de Nador como en otros camposantos de ciudades fronterizas con el Sáhara, donde horas después del salto masivo fueron deportados cerca de un millar de ‘sin papeles’, entre ellos varios heridos graves en la tentativa de entrar a Melilla, que luego acabaron por morir.

La mayoría de los inmigrantes coinciden en que la práctica totalidad de los fallecidos fue provocado por la represión de las fuerzas marroquíes, el lanzamiento de gases también de la parte española y, sobre todo, la falta de atención médica en el país vecino de las decenas de heridos.

Sin reproches DE ESPAÑA

A pesar del cuestionamiento de la actuación de los agentes del país vecino, Fernando Grande-Marlaska, en su primera visita a Rabat tras la tragedia, no sólo evitó cualquier reproche sino que insistió en defender la actuación de la policía alauí. «Marruecos está realizando un trabajo de contención de la migración irregular que debe ser reconocido», afirmó el ministro del Interior ayer desde Rabat, a donde acudió acompañado de la comisaria de Interior de la Unión Europea, Ylva Johansson, para encontrarse con el titular de Interior marroquí, Abdelouafi Laftit.

Grande-Marlaska, que dio por buena la cifra de 23 inmigrantes fallecidos que sigue sosteniendo Marruecos, siguió culpando de lo ocurrido a las supuestas «mafias» que, dijo una vez más, fueron las que empujaron a los migrantes.

Aumenta a más de medio centenar los muertos en la valla de Melilla