lunes 26/7/21

Ayuso inicia su segundo mandato más fuerte pero más condicionada por Vox

Monasterio provoca una algarada al acusar a Mbayé de entrar de forma «ilegal» a España
Monasterio felicita a Ayuso tras ser investida presidenta de la Comunidad de Madrid JUAN CARLOS HIDALGO

Isabel Díaz Ayuso fue reelegida ayer presidenta de la Comunidad de Madrid —después de dos jornada de debate en la Asamblea madrileña— con el apoyo de los 65 diputados del PP y los 13 de Vox. En total, 78 síes, diez apoyos por encima de la mayoría absoluta. En contra votaron los 58 diputados regionales, los de Más País, PSOE y Unidas Podemos.

Díaz Ayuso tiene ahora dos años por delante para desplegar un programa que incluye cheques de 500 euros mensuales para las madres de menos de 30 años que lleven 10 años empadronadas en la Comunidad de Madrid o una rebaja del IRPF. Su reto es revitalizar la acción de Gobierno y con ello su mandato, ya que en la anterior legislatura, en la que gobernó en coalición con Ciudadanos, solo fue capaz de aprobar una ley.

Para sacar adelante su programa, Díaz Ayuso deberá contar con Vox. La formación de Santiago Abascal prestó ayer su apoyo gratis a la investidura, consciente de que su electorado jamás habría entendido que sumara su voto al de las fuerzas de izquierda para impedirlo, pero de cara a las futuras iniciativas ya ha avanzado que exigirá contrapartidas difíciles de asumir para los populares, entre ellas, señaló ayer Rocío Monasterio, cerrar Telemadrid o derogar leyes como la de la violencia de género o la LGTBI.

«En Madrid están vigentes unas leyes de género propias de la izquierda más radical. Soy capaz de entender que su anterior socio (Cs) no le dejará derogarlas pero nosotros sí se lo vamos a exigir, y me atrevo a aventurar que sus votantes se lo agradecerán», dijo la portavoz de Vox.

Durante el debate se ha vislumbró lo que serán los próximos años. Cada intervención fue más bronca y Díaz Ayuso dedicó buena parte de su tiempo en la tribuna de oradores a criticar al Gobierno central. «Cada español es 270 euros más pobre que cuando Pedro Sánchez llegó a La Moncloa», dijo.

«Su comunismo pijo no me va a decir cómo tratar mejor a los ciudadanos de la Comunidad de Madrid», espetó, entre otras cosas, la presidenta autonómica, que se esforzó en denigrar el concepto de igualdad del PSOE.

El choque entre Moncloa y la Comunidad de Madrid, una constante en la pasada legislatura, está servido. Pero lo que también resulta evidente es que Vox hará lo posible por no quedar difuminado. Monasterio lo demostró al provocar una algarada cuando señaló desde la tribuna al diputado de Podemos Serigne Mbayé al que acusó de entrar de forma «ilegal» a España y «lucrarse» vendiendo «a las puertas de los comercios». Mbayé exigió que retirara su discurso racista pero Monasterio se negó.

Ayuso inicia su segundo mandato más fuerte pero más condicionada por Vox
Comentarios