miércoles 26/1/22

Las elecciones autonómicas que tendrán lugar en menos de 48 horas en la Comunidad de Madrid protagonizaron los actos institucionales con motivo del Dos de Mayo, una celebración en la que la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, invocó la «libertad» por la que lucharon los héroes de 1808 y que la izquierda ha criticado por su «electoralismo».

El acto dispuso de muchos menos invitados debido al covid-19 y de ausencias destacadas, como la del candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que no fue al considerar que se ensalza a «las elites», y la de Más Madrid, Mónica García, que solo asistió a la rendición de honores a los héroes en la Puerta del Sol pero no entró en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno autonómico, para evitar ver la imposición de una medalla a la expresidenta Cristina Cifuentes.

Sí acudieron el candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, que se ha quejado de que el evento ha tenido «ingredientes de propaganda que son inadecuados en vísperas de una campaña electoral»; el de Cs, Edmundo Bal, y la de Vox, Rocío Monasterio. También asistieron, entre otros, el portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Ameida; la vicealcaldesa, Begoña Villacís; los consejeros del PP y exmiembros del Gobierno regional de Cs, así como los expresidentes regionales Joaquín Leguina, Alberto Ruiz-Gallardón, Esperanza Aguirre, Cristina Cifuentes y Ángel Garrido; todos, excepto Ignacio González, procesado por el caso Lezo.

Antes del acto institucional, los candidatos presentes aprovecharon para llamar a los madrileños a participar en los comicios del próximo martes, apelando al espíritu del Dos de Mayo. Fue una celebración marcada por la proximidad de las elecciones y por los reencuentros: el frío de Ayuso con su exsocio de Gobierno, el exvicepresidente Ignacio Aguado, de Cs (no se saludaron), o el más cálido de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes con el edificio que durante tres años fue «su casa».

Ayuso tampoco saludó a Garrido (que después de ser presidente regional con el PP ejerció como consejero de Cs), pero abrazó a Cifuentes, Gallardón, Aguirre y al líder del PP, Pablo Casado, sentado en primera fila junto a la mandataria. La celebración oficial comenzó poco antes de las 9.30, con el homenaje a los Héroes de 1808 en el cementerio de La Florida, y a continuación, en la Puerta de Sol, Ayuso y Almeida colocaron una corona en la placa que recuerda a los héroes en la fachada de la Real Casa de Correos. La historia es por una nación libre y esa es la clave de la festividad, dijo.

Ayuso invoca la libertad de los héroes de 1808 en el Dos de Mayo más electoral