domingo. 03.07.2022

Ayuso vuelve al cara a cara con Sánchez ante los tribunales por la educación

La presidenta recurre ante el Supremo el Bachillerato y acusa al Gobierno central de «dinamitar el armazón en el que se sustenta la convivencia»
                      La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. SERGIO PÉREZ
La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. SERGIO PÉREZ

Isabel Díaz Ayuso vuelve al cara a cara con Pedro Sánchez. La presidenta madrileña recurrió este lunes ante el Tribunal Supremo el currículo de Bachillerato del Gobierno central, al considerar que «dinamita el armazón en el que se sustenta la convivencia española». En su escrito, el Ejecutivo regional pide la suspensión cautelar del Real Decreto al entender que faltan «contenidos básicos para los alumnos» y que el programa está «cargado de ideología».

Ayuso, que durante la pandemia llevó en varias ocasiones ante los tribunales al Ejecutivo central por imponer restricciones en Madrid y que enero también denunció en sede judicial el reparto de los fondos europeos de Moncloa, vuelve a abrir otro frente en lo que ella misma denomina «batalla cultura» con la izquierda. Y lo hace en vísperas del primer cara a cara parlamentario entre Sánchez y Alberto Núñez Feijoo en el Senado y en plena campaña electoral en Andalucía. La presidenta regional apuesta así por seguir erigiéndose como baluarte del PP en la guerra ideológica contra el Gobierno, dejando al presidente del partido la confrontación con Moncloa por la gestión. «El Gobierno más débil de la democracia no debería destrozar así la educación de todos los españoles», apuntó este lunes Ayuso, en una comparecencia pública convocada expresamente para explicar los pormenores del recurso ante el Supremo y anunciar que el Ejecutivo autonómico está dispuesto a llegar al Constitucional en su lucha contra el «adoctrinamiento» en las aulas.

Ganar tiempo

La idea del Ejecutivo madrileño es, sobre todo ganar, tiempo en vista de que los manuales del curso 2022/2023 ya están en imprenta. Madrid busca esa suspensión cautelar del Real Decreto del currículo de Bachillerato aprobado por el Ejecutivo central en el marco de la nueva ley educativa Lomloe con el objetivo de poder usar, mientras tanto, los libros de texto actuales.

Díaz Ayuso, en un claro desafío a la línea marcada por el Ejecutivo central, reveló que su servicio de Inspección Educativa revisará los nuevos libros de textos y los materiales a través de un plan especial y que el Gobierno regional intentará en enmendar la plana al Ministerio de Educación con la introducción de «importantes novedades» en la parte curricular autonómica. La Transición, la Constitución, el terrorismo de ETA durante la democracia serán algunos de los temas que Madrid quiere reforzar. Díaz Ayuso, además, prometió que su Ejecutivo va a eliminar «términos que conllevan intencionalidad de adoctrinamiento y que no contribuyen a adquirir las competencias».

«El fondo de todo esto se pergeñó a escondidas y en el peor momento, cuando España estaba atendiendo a una crisis mundial» y ahora se está llevando a cabo «con plazos imposibles de cumplir, con las peores artes y con afán de ingeniería social», denunció la jefa del Ejecutivo regional. «No puede silenciarse el debate sobre algo tan importante que se gestó en mitad de una epidemia, en coalición con lo más dañino que tiene España, y sin consenso», destacó.

«Estamos contemplando cómo el Gobierno busca transformar la sociedad y hacerla a su medida», insistió Díaz Ayuso, quien consideró que esta reforma educativa «no puede ejecutarse sin un gran debate nacional sereno, plural, transparente y abierto y donde participen todas las fuerzas cívicas, políticas y culturales».

Ayuso vuelve al cara a cara con Sánchez ante los tribunales por la educación
Comentarios