miércoles. 08.02.2023
El PP fija como prioridades las necesidades de jóvenes y mayores, la integración de inmigrantes y la educación

Aznar propugna el realismo del centro frente a las ensoñaciones

El presidente del Gobierno, José María Aznar, clausuró ayer la primera Convención Nacional del PP. Y lo hizo con dos claros mensajes:
El presidente del Gobierno realizó una defensa de la Constitución que «ha permitido satisfacer nuestras aspiraciones como país» frente a quienes abogan por su modificación. Según dijo, la Carta Magna ha permitido el desarrollo del Estado autonómico, que ya está «construido y consolidado» y ha alcanzado «la madurez prevista». La cohesión, aseguró Aznar, «debe empezar por el propio partido político que pretende llevarla a cabo, porque es difícil intentar garantizar la cohesión del país y ser incapaz de garantizar la cohesión interna de tu partido». Duro ataque al PSOE, que corroboró cuando afirmó que los españoles saben lo que votan cuando optan por el PP, pero «quién les garantiza qué programas se van a aplicar si votan al PSOE». «Tenemos una idea de España que es la que tienen la mayoría de los ciudadanos, y es la que refleja la Constitución», afirmó Aznar, «una España fuerte, una sociedad fuerte, con instituciones fuertes», siempre desde el centro político frente a la ensoñación, desde la responsabilidad frente a la frivolidad y con la estabilidad frente a la incertidumbre. No fue ésta la única crítica que Aznar lanzó al PSOE durante su discurso. Así, censuró que los socialistas digan ahora que los inmigrantes se quedan con todas las ayudas sociales cuando en su momento pidieron papeles para todos. Abogó por la integración de los inmigrantes, pero dejó claro que la ley es la misma para todos, sea cual sea su procedencia. Reforma penal En su discurso, también defendió la amplia reforma del Código Penal que ya ha emprendido el Gobierno. «Vamos a ocuparnos de la seguridad en nuestras calles», sentenció el presidente, que recordó que no se puede aceptar que los delincuentes se aprovechen de los resquicios legales para seguir cometiendo crímenes. «Somos muchos los que nos hemos cansado de ver el espectáculo del delincuente que todas las semanas entra y sale del juzgado sin ingresar en prisión», dijo. Aznar centró los objetivos del PP de cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales en varias áreas. En primer lugar, apostó por trabajar conjuntamente con todas las administraciones para contener el precio e la vivienda. «No es normal», dijo, que el suelo tarde tantos años en ponerse a disposición para poder construir ni tampoco que tantos expedientes administrativos encarezcan el precio de la vivienda. Pese a todo, recordó que en los últimos seis años se han bajado los tipos de las hipotecas. La ambiciosa reforma educativa que el Gobierno puso en marcha el pasado año también ocupó el tiempo de Aznar. El objetivo es «que no se pase de curso sin haber aprendido nada».

Aznar propugna el realismo del centro frente a las ensoñaciones
Comentarios