lunes. 27.06.2022

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, enmarcó ayer dentro del derecho a la libertad de expresión el discurso en materia de inmigración pronunciado en el hemiciclo por el líder de Vox, Santiago Abascal, en el que, entre otras cosas ha asegurado que la inmigración ilegal provoca un aumento de la inseguridad y la violencia en las calles de toda España.

Batet se ha pronunciado después de que la diputada de la CUP, Mireia Vehí, tomara la palabra para denunciar lo que ha definido como «discursos racistas» del líder de Vox, a quien ha recriminado que relacione la migración con el «terrorismo», la «delincuencia» y con «ir en contra de lo derechos de las mujeres».

«Los españoles no quieren más atentados islamistas, que las mujeres estén obligadas a cubrirse o que los homosexuales tengan que esconderse», dijo Abascal sosteniendo que en España es «ya un problema real».

Cuando el máximo responsable de Vox terminó, Vehí pidió a la presidenta de la Cámara que le instara a retirar las alusiones que ha tachado de racistas, y que hiciera con él lo mismo que sugiere a los diputados de la CUP cuando critican a la monarquía, pero Batet se negó incidiendo en que el discurso de Abascal está amparado por la libertad de expresión.

«En la Cámara, como usted sabe se respeta la libertad de expresión, los grupos hacen sus intervenciones en los términos que consideran y la Presidencia entiende que forman parte de esa libertad de expresión», zanjado Batet.

Batet defiende el derecho a la libertad de expresión de Abascal