miércoles. 29.06.2022
                      Ursula von der Leyen con Charles Miche. JULIEN WARNAND
Ursula von der Leyen con Charles Miche. JULIEN WARNAND

La Comisión Europea aprobó definitivamente ayer la llamada «excepción ibérica» que permitirá a España y Portugal limitar el precio del gas en el mercado mayorista de la electricidad durante un periodo de doce meses para abaratar la factura de hogares y empresas.

En un comunicado, el Ejecutivo comunitario estima que la medida, que estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2023, tendrá un coste total de 8.400 millones de euros, de los cuales 6.300 millones corresponderán a España y 2.100 millones, a Portugal.

De esta forma, Bruselas da su visto bueno al mecanismo diez semanas y media después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro de Portugal, António Costa, consiguieran en una cumbre que el resto de líderes reconociera las particularidades de la península ibérica para hacer frente a la escalada de precios energéticos.

Calviño confía en que «una amplia mayoría» de partidos apoye el tope al gas.

Ayer mismo, la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, mostraba su convencimientp en que habrá «una amplia mayoría» de grupos parlamentarios que apoye la fijación del tope al precio del gas destinado a la generación eléctrica, a debate este jueves en el Congreso de los Diputados.

«No me puedo imaginar que haya algún grupo político que vote en contra de una medida que, evidentemente, es fundamental para que podamos desacoplar nuestro mercado eléctrico de la evolución de los precios de la energía en los mercados internacionales», ha señalado este miércoles Calviño a preguntas de los periodistas. La vicepresidenta primera del Gobierno ha asegurado que este mecanismo «es algo clave en un escenario de volatilidad, inestabilidad y alza de los precios energéticos» como el que se está viviendo «y todavía podemos vivir» en los próximos meses, como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania. Sobre la aprobación definitiva por parte de la Comisión Europea de la medida, que se aplicará en España y Portugal en virtud de la denominada «excepción ibérica», Calviño confía en que llegue antes de julio, «cuanto antes». En su opinión, este tope al precio del gas «da un seguro frente a este escenario de volatilidad en los mercados internacionales y es un factor importante para seguir luchando contra la inflación».

El mecanismo tendrá una vigencia de doce meses y durante las primeras semanas se establecerá un tope al precio del gas de 40 euros por megavatio hora (MWh), que después irá subiendo progresivamente hasta alcanzar una media durante todo el periodo de unos 50 euros/MWh.

Bruselas aprueba el tope del gas para la península