martes 17/5/22

Buscan en Bilbao a un asesino en serie al que se le atribuyen cuatro muertes

El sospechoso contactaba con sus víctimas, todas hombres, por una app de citas

Las fuerzas de seguridad buscan en Bilbao a un supuesto asesino en serie. El sospechoso de las muertes sin explicar de hombres en Bilbao, cuatro de ellas judicializadas y otras tantas en investigación, se dejó una mochila con documentos y un recipiente que contenía presumiblemente éxtasis líquido en el domicilio de una de las víctimas. Este detalle ha resultado clave para destapar un caso cuyas ramificaciones aún están por determinar.

El individuo más buscado del País Vasco habría contactado con sus víctimas a través de una aplicación de citas. Pero cometió un gran error en uno de sus encuentros, a mediados de diciembre de 2021 en el Casco Viejo de Bilbao. Para entonces, ya se habían registrado las cuatro muertes sospechosas, aunque todavía eran consideradas como súbitas, por lo que no se habían despertado aún las alarmas. Y ya había saqueado los ahorros de los fallecidos, antes de que la familia de los difuntos pudieran acceder a sus cuentas, para lo que necesitan que se cumplan unos trámites y pase un tiempo.

En ese contexto, un hombre con el que el sospechoso ya había mantenido relaciones en una ocasión anterior, volvió a quedar con él en su casa. Se habían conocido a través de una aplicación de contactos entre homosexuales. La Ertzaintza cree que esta persona se negó a tomar la supuesta sustancia paralizante que les daba a sus citas y que se ha localizado al menos en el cuerpo de uno de los fallecidos, el último, el del 18 de octubre de 2021.

Según relató el superviviente ante la Policía autonómica en su denuncia, mientras estaban ya tomando algo tranquilamente en el salón, este individuo primero le besó y después, sin mediar palabra, intentó estrangularle. Él se resistió y consiguió zafarse. Se inició entonces entre ambos un forcejeo. La lucha se extendió por toda la vivienda. Ese estruendo, con movimiento de muebles y gritos de la víctima «¡socorro, me quieren matar!» traspasó las paredes de la vivienda y llegó a oídos del vecindario.

El agresor se vio obligado a huir de manera precipitada. Se escapó tan rápido que olvidó allí una mochilla con un recipiente que podía contener la sustancia sedante. Al percatarse de que había cometido un gran fallo olvidando sus pertenencias, el sospechoso intentó enviar a la víctima mensajes al teléfono pidiéndole perdón, aunque sin éxito.

Buscan en Bilbao a un asesino en serie al que se le atribuyen cuatro muertes
Comentarios