lunes. 28.11.2022
paro
Un operario trabaja en una obra. ANA ESCOLAR

El último barómetro del CIS revela que la preocupación de los ciudadanos por la pandemia ha caído de forma significativa en el último mes, al bajar 11,6 puntos en la tabla de principales inquietudes de los españoles y pasar del segundo al tercer puesto, mientras el paro sube hasta la cabeza de la tabla.

El desempleo, que en el anterior muestreo era la tercera preocupación con un porcentaje de menciones acumuladas del 32,2 por ciento, asciende ahora a la primera posición al recabar el 38,1 por ciento, seguido de la crisis económica, que prácticamente repite porcentaje, con un 33,3.

En cuanto a la covid, en el mes de enero todavía tenía en esta lista de preocupaciones elaborada por el CIS un porcentaje del 32,7 por ciento, pero ahora cae al 21,1 por ciento, seguida muy de cerca por la sanidad, que registra el 20,8 por ciento.

La actividad política considerada como un problema sigue acumulando un importante porcentaje, si bien en el muestreo figura en varios apartados diferentes cuya suma llega hasta el 52,6 por ciento.

Esta cifra se nutre del 17,9 por ciento de "los problemas políticos en general", del 14,6 por ciento citado para "el mal comportamiento de los políticos", el 8,4 por ciento referido a la "inestabilidad política y "falta de acuerdos", un 6,1 por ciento del apartado "el Gobierno y partidos concretos" y otro 5,6 por ciento que alude a "lo que hacen los partidos políticos".

Entre tanto, la percepción de la situación económica sigue siendo mayoritariamente "mala" o "muy mala"; así la describe el 62,1 por ciento de los encuestados, si bien en conjunto se detecta cierta mejoría, porque en el anterior barómetro de enero pensaba así el 67,6 por ciento.

Al mismo tiempo suben los que consideran que la situación económica es "buena" o "muy buena" desde el 20,7 por ciento al 24,6 por ciento.

En esta ocasión el CIS ha incluido además preguntas sobre la opinión de los españoles sobre los Presupuestos Generales del Estado, y la encuesta revela que la mitad, el 49,9 por ciento, guarda una opinión negativa sobre las cuentas públicas aprobadas para 2022, frente a un 33,7 por ciento que la tiene positiva. 

Cae la preocupación por el covid mientras sube la inquietud por el paro