sábado 19/9/20

La Casa Real y el Gobierno hacen del paradero del exrey un secreto de Estado

La Zarzuela esgrime que es una cuestión personal de Juan Carlos I y la Moncloa asegura que se explicará pronto
Un hombre se fotografía con la bandera de España ante la puerta principal del Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca. CATI CLADERA
Un hombre se fotografía con la bandera de España ante la puerta principal del Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca. CATI CLADERA

El Gobierno asegura que se enteró el lunes de la marcha de España de Juan Carlos I. La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, no quiso ayer dar detalles de las negociaciones. Es más, dentro del velo de oscuridad que se ha tendido en torno a la operación, sugirió que no estaba al tanto de la decisión de Felipe VI.

En el Gobierno, dijo sin inmutarse, «nos enteramos» del contenido del comunicado del lunes «al mismo tiempo que todo el mundo. Como es lógico».

Pero la vicepresidenta es, según fuentes gubernamentales de toda solvencia, de las pocas personas del Ejecutivo que participó en las conversaciones con la Zarzuela, en su caso con el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín.

La número dos del Gobierno negó asimismo que haya opacidad en todo lo que rodea a la salida de España del rey emérito.

«En este asunto hay claridad absoluta», y se remitió a las explicaciones dadas por Juan Carlos I en la carta a Felipe VI recogidas en la nota oficial de la Zarzuela. En ese texto no hay explicación ni información por parte del emérito. El exjefe del Estado sólo dice que «ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada» ha decidido «trasladarme, en estos momentos, fuera de España».

Pero mientras Calvo defendía la transparencia del proceso, en la Zarzuela y en la Moncloa mantenían ayer su dieta de silencio sobre el paradero del anterior jefe del Estado y quién financia su estancia en el extranjero. En la Casa del Rey justifican el sigilo porque es un asunto de la esfera privada del rey emérito. En la Presidencia del Gobierno apuntan que la fuente informante debe ser la Casa Real, y creen que en los próximos días dará más detalles.

Entretanto, el misterio engorda y las especulaciones se disparan. El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, preguntado por si el rey emérito estaba en su país dijo desconocerlo. «Verdaderamente no lo sé, y pienso que las autoridades portuguesas tampoco tienen conocimiento sobre esa materia», en alusión al Gobierno del socialista António Costa, buen amigo de Pedro Sánchez. Los responsables de aduanas de República Dominicana tampoco tienen constancia de la entrada de Juan Carlos de Borbón. La última vez que estuvo en ese país caribeño fue entre el 28 de febrero y el 2 de marzo pasados.

La Casa Real y el Gobierno hacen del paradero del exrey un secreto de Estado