martes 31.03.2020

Casado no cede y ofrece a Arrimadas otra fórmula que no sea una coalición en Galicia

El líder del PP, Pablo Casado, ha ayer «tendido la mano» a la portavoz parlamentaria de Ciudadanos, Inés Arrimadas, para llegar a un acuerdo ante las elecciones en País Vasco y Galicia que se celebrarán el 5 de abril, pero en el caso de esta última autonomía, donde el PP descarta ir en coalición electoral, los populares ofrecen seguir negociando otra fórmula «más allá» del jueves, dado que en ese día termina el plazo para registrar coaliciones electorales.

Así lo ha asegurado en rueda de prensa el secretario general del PP, Teodoro García Egea, tras la reunión «cordial» y «productiva» de casi hora y media que han mantenido en el Congreso el PP y Ciudadanos. Casado ha acudido acompañado por su número dos mientras que Arrimadas lo ha hecho con el secretario de Acción Institucional de la gestora, José María Espejo-Saavedra.

El secretario general del PP inidcó que ambos partidos han mostrado una «buena sintonía» durante este encuentro y ha señalado que han evidenciado que «están de acuerdo en lo fundamental» y en «decir sí a España Suma».

Según dijo, se trata de que los acuerdos postelectorales de PP y Cs tras las autonómicas y municipales de mayo de 2019 ahora se conviertan en «acuerdo preelectorales» porque «comparten el mismo objetivo de evitar la fragmentación de los votantes del centro-derecha» y «ofrecer gobiernos de libertad frente a los nacionalistas y las alternativas de izquierdas».

Después de que Cs haya admitido que el «escollo» está en Galicia, dado que el PP rechaza concurrir en coalición, García Egea aseguró que han ofrecido al partido naranja seguir negociando para «buscar las mejores fórmulas en cada territorio». Según ha añadido, serían «fórmulas que sumen» y permitan «representar a una amplia mayoría de centro-derecha».

EL SALTO DE IGEA

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León y cabeza visible del sector crítico de Ciudadanos, Francisco Igea, renunció ayer a aspirar a ser elegido compromisario por su provincia, Valladolid, lo que le acerca a la posibilidad de encabezar una candidatura para la Presidencia de Cs, al menos a integrar la Ejecutiva.

De haberse convertido en compromisario de la Asamblea General no habría podido aspirar integrar la futura Ejecutiva, ya sea por la vía de un acuerdo de integración de las candidaturas que se presenten o bien encabezando o formando parte de una lista propia para disputar el liderazgo a Inés Arrimadas.

Casado no cede y ofrece a Arrimadas otra fórmula que no sea una coalición en Galicia