jueves 19/5/22

El todavía presidente del PP, Pablo Casado, anunció ayer en su discurso de despedida en el XX Congreso extraordinario de la formación que dejará su escaño en el Congreso de los Diputados y que abandonará «cualquier responsabilidad del partido» tras la cumbre de Sevilla que aupará al dirigente gallego Alberto Nuñez Feijóo como líder popular.

Lo dijo durante su intervención en esta cita de Sevilla, en la que desveló que así se lo ha trasladado al propio Feijóo, pese a que el dirigente gallego le había ofrecido trabajar con él, tal y como reconoció Casado, que le agradeció su oferta.

«Querido Alberto, podrás contar conmigo siempre, esté donde esté, para lo que necesites y en lo que pueda ser útil. Mientras, mantendré la prudencia y discreción castellana que siempre he demostrado y que un gallego como tú sabe valorar frente al ruido», le dijo Casado a Feijóo instantes antes de anunciar que se desvinculará de sus cargos orgánicos del partido.

De este modo, el aún líder del PP abandonará sus cargos políticos y su escaño en el Congreso de los Diputados una vez se haya hecho esta sucesión con Feijóo. Antes de hacer este anuncio, Casado, que reivindicó su legado en el discurso de despedida y dijo que deja el PP a Feijóo «a las puertas de La Moncloa», agradeció al dirigente gallego que vaya a contar con personas de su equipo, como Cuca Gamarra, que será, según dijo, el que le lleve «a la Presidencia del Gobierno de España». , Gamarra, que sigue siendo portavoz del PP en el Congreso tras ser designada por Casado, es la apuesta de Feijóo para ocupar el puesto de secretaria general del partido en la nueva etapa del dirigente gallego.

Otro de los nombramientos que se conocieron ayer en la cúpula de Feijóo es el del consejero andaluz Elías Bendodo como coordinador general del PP, lo que abre la puerta a que Cuca Gamarra compatibilice su nuevo cargo de secretaria general con su responsabilidad actual, portavoz del Grupo Popular en el Congreso, si bien fuentes del equipo de Alberto Núñez Feijóo admiten que aún no hay nada decidido.

Casado ya acudía con poca frecuencia a la Cámara Baja una vez se conoció que se iba a convocar este XX Congeso extraordinario para sucederle al frente del partido. De hecho, la sesión de control al Gobierno posterior a la Junta Directiva del PP que dio luz verde a este Congreso extraordinario sirvió como despedida oficiosa de Casado de la Cámara Baja, después de marcharse del hemiciclo con tímidos aplausos de la bancada popular tras una pregunta al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

No obstante, Casado sí que ha acudido, aunque poco, al Congreso para votar varias iniciativas, si bien no asistió al debate con Sánchez sobre el Consejo Europeo y la posición del Gobierno sobre el Sáhara, en el que fue Cuca Gamarra la que defendió la postura ‘popular’.

También dejará su escaño en el Congreso el todavía vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, que se ha mostrado fiel a Casado tras la guerra interna. De hecho, ya ha conversado con Gamarra para coordinar su salida de la Cámara Baja, que seguramente será en Semana Santa.

Ayer, la sucesión de intervenciones, coronada por Isabel Díaz Ayuso, evidenció no solo la distinta modulación que tiene la España autonómica en boca del barón gallego y de la baronesa madrileña. También que ella afronta esta nueva etapa replegada ante el liderazgo por aclamación de Feijóo, pero sin ceder en la exigencia de su discurso. «No estamos sólo aquí para ganar un congreso, sino para ganar elecciones», avisó a su jefe de filas, tras haberle ungido como «la opción que este partido necesita» para recuperar la Moncloa.

Casado deja su escaño y no ocupará ningún cargo en el PP