martes 3/8/21

Casado se erige en «única alternativa» a Sánchez, del que ya «nadie se fía»

Recalca que el PP está «preparado para ganar» con una agenda reformista para España
Casado celebró en Gredos su tercer aniversario al frente del PP. RAÚL SANCHIDRIÁN

El líder del PP, Pablo Casado, se erigió ayer en «única alternativa» al «desgobierno» y al «sectarismo» del Ejecutivo y afirmó que el «futuro de España pasa por el Partido Popular» tras la «devastación institucional y territorial», y la «ruina económica, social y sanitaria» que está dejando con su «negligente gestión» Pedro Sánchez, un presidente que «no es de fiar para nadie».

«Sánchez ya es el pasado aunque aún no lo sepa. Si no se da cuenta, que deje de malversar con el CIS y pregunte a los españoles en las urnas y ellos se lo van a aclarar», declaró Casado desde el Parador de Gredos (Ávila), donde presidió la Junta Directiva Nacional del PP, máximo órgano del partido entre congresos.

Casado eligió este lugar simbólico en la sierra de Gredos, donde se redactó la primera ponencia de la Constitución a primeros de 1978, para hacer balance de sus tres años al frente del PP. El 21 de julio de 2018 ganó las primarias del partido al imponerse a la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

El mismo día que el barómetro del CIS sigue situando al PSOE en cabeza, con 5,2 puntos de ventaja sobre el PSOE, Casado se ha referido a las encuestas publicadas estas semanas en distintos medios que colocan al PP como primera fuerza, por encima de los socialistas, y como «alternativa ganadora».

Recordó que cuando tomó las riendas del partido eran «tercera fuerza», por detrás de Ciudadanos. Tras asegurar que han puesto fin a esa «travesía del desierto», indicó que los españoles están dejando claro que para ellos la elección real nunca fue «entre la nueva o la vieja política, siempre ha sido entre la buena y la mala política». Y en referencia velada tanto a Cs como a Vox, subrayó que ya avisó «hace unos meses que sería la última vez que algún partido trataba de sustituir» al PP.

ni recambios ni sucedáneos

«Nuestras ideas no admiten ni recambios ni sucedáneos», Casado recalcó que ahora el PP está «preparado» para gobernar el país con una agenda reformista. «Estamos preparados para ganar, no para empatar ni heredar este desastre», ha afirmado, si bien ha pronosticado que, tras esa victoria electoral, el PP va a «sufrir» porque España necesita la «agenda de reformas más ambiciosa de toda su historia».

En este punto, reivindicó el reformismo del PP como un modelo «propio» para salir de la crisis. «Haremos las reformas si las peleamos en el terreno político, pero no sí esperamos que broten solas de una página del boletín oficial que sea», declaró.

También insistió en que el PP es la «única alternativa» a Sánchez, y señaló que la formación azul sabe hablar a los españoles «sin tomarles por espectadores o atrezzo de una serie negra». «Somos el camino para salir de la crisis social y del laberinto institucional que Sánchez nos va a dejar», aseveró, para añadir que en el partido caben todos, incluidos los socialdemocrátas que se sienten «traicionados» por Sánchez.

Por eso, señaló que si llega al Palacio de la Moncloa no van a «defraudar a nadie por nada». «Hace tres años dije que si ganaba el Congreso nadie perdería en el partido. Hoy puedo decir que cuando gane el PP las elecciones no perderá ningún español, sino que ganará toda España un futuro mejor»

En su discurso, Casado ha destacado la «oposición leal» del PP, con su oferta de pactos de Estado a Sánchez, y criticó que todas esas propuestas hayan sido rechazadas. Según ha dicho, su partido ha demostrado responsabilidad «ante el peor Gobierno de la historia democrática que ya es solo oposición a la oposición».

Casado se erige en «única alternativa» a Sánchez, del que ya «nadie se fía»