martes 24/5/22

El 59% de la población catalana sitúa la gestión de los servicios que son competencia de la Generalitat para hacer frente a la pandemia como la tarea más urgente que tiene que afrontar el Gobierno de Pere Aragonès frente al 37% que considera que lo primero que tiene que resolverse es el «problema político» entre Cataluña y el resto de España. Sólo los votantes de Junts creen que la cuestión nacional es más prioritaria que la del día a día, según concluye el informe del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat.

Los votantes del resto de partidos estiman que lo prioritario debe ser la gestión de los servicios públicos para hacer frente a la pandemia. Aragonès, sin embargo, prosiguió con sus emplazamientos a Pedro Sánchez para encarrilar la resolución del conflicto antes de 2023 porque cabe la posibilidad de que dentro de dos años el inquilino de la Moncloa sea el líder del PP, Pablo Casado.

El presidente catalán insistió ayer en su visita de dos días a Madrid a Sánchez para que vuelva a situar la cuestión catalana entre sus prioridades. Aragonès, que cenó el jueves con la vicepresidenta Yolanda Díaz tras pronunciar una conferencia, reiteró en TVE la idea de que ambos gobiernos están ante una ocasión «histórica» de encarrilar la solución del conflicto.

Una oportunidad que podría no repetirse si en las próximas elecciones gana el PP, gobierna con Vox y se rompe la aritmética parlamentaria, que ha permitido estrechar relaciones entre el PSOE y ERC. Por ello, el president le apremió a que haga una oferta en firme, pues a su juicio sólo tienen de tiempo para explorar una posible negociación que lleve a un acuerdo hasta el final de la legislatura, que expira a finales de 2023, poco menos de dos años. «El Gobierno cometería un error histórico si no aprovecha esta oportunidad para resolver el conflicto político», dijo.

Los catalanes reclaman más gestión de la pandemia y menos ‘procés’