viernes 27/11/20

Uno de los CDR preso vigiló a los Mossos con un bolígrafo espía

m. balín / agencias | madrid


Jordi Ros, uno de los siete integrantes del autodenominado Equipo de Respuesta Táctica (ERT), el ala dura de los CDR desmantelada en la ‘operación Judas’, tenía en su domicilio de Sabadell información sobre seguimiento a los Mossos d’Esquadra. En los registros judiciales en la vivienda de la calle Romeu 15, la misma donde en mayo pasado se produjo un incendio a causa, presuntamente, de la manipulación de precursores para la fabricación de explosivos, se intervinieron dispositivos electrónicos que contenían documentación sobre objetivos policiales.


Ros, de 35 años, es uno de los siete encarcelados de los ERT. Al igual que sus compañeros, está en prisión preventiva desde el pasado 26 de septiembre acusado de delitos de terrorismo. En los registros de la Guardia Civil en su domicilio, los agentes no sólo se encontraron precursores, manuales y bocetos para fabricar artefactos caseros —la planta baja de la casa la denominaba «laboratorio», según se desprende de las intervenciones telefónicas ordenadas por el juez de la Audiencia Nacional—, sino que también se rescató información sobre los Mossos.


Según el sumario, en uno de los dos teléfonos requisados había fotografías de vehículos camuflados de la Policía Nacional y de los Mossos que trabajaban en los servicios de información. El de la policía autonómica, por ejemplo, era un Renault Megane adscrito a la Presidencia de la Generalitat, según la investigación posterior de la Guardia Civil, responsable de las pesquisas judiciales de la ‘operación Judas’. Y el de la Policía era un Seat León inscrito a la Secretaria de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior.


Los mismos investigadores también conocieron a través del móvil de Jordi Ros que éste había realizado búsquedas sobre la ubicación de varios cuarteles en Barcelona, que, unido al hallazgo «de multitud» de fotografías en una cámara intervenida en la vivienda de Sabadell, correspondientes a la Comandancia de Barcelona, «reforzarían la hipótesis de acciones contra el citado cuerpo», según recoge el sumario.


Asimismo, también se halló un vídeo grabado «desde un medio oculto dentro de un bolígrafo». Una tecnología usada por expertos y adquirida en tiendas o webs especializadas, en el que se observa la grabación de una comisaría de los Mossos que los investigadores están tratando de identificar.


Por otra parte, la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional revisará el próximo miércoles, 13 de noviembre, en vistas diferentes los recursos de apelación contra el auto de prisión provisional de cuatro miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) investigados por delitos de pertenencia a grupo terrorista, fabricación y tenencia de explosivos y conspiración para causar estragos. Concretamente, el tribunal ha fijado para el miércoles, a partir de las 10.45 horas, las vistas sobre los recursos de las defensas de Eduard Garzón, Xavier Buigas, Ferran Jolis y Guillem Xavier Duch.

Uno de los CDR preso vigiló a los Mossos con un bolígrafo espía