sábado. 28.01.2023
La mejor prueba de que la negociación de la reforma del Estatuto de Cataluña está en el tramo final es que todos los negociadores tensaron la cuerda en las últimas horas para hacer valer sus pretensiones. CiU fue más lejos que el resto y su líder, Artur Mas, amenazó con decir «no» al proyecto que se tramita en el Congreso si el PSOE mantiene «su posición actual». Los socialistas replicaron por boca de su portavoz, Pérez Rubalcaba, quien indicó que «si no hay acuerdo» sobre la reforma «habrá que explicarlo, pero no sería un drama». Son los momentos de la verdad, en los que se va a decidir la suerte y el rumbo del Estatuto de Cataluña y todos quieren arrimar el ascua a su sardina. El documento que remitió el Gobierno el domingo a los socios del tripartito y a CiU con 128 artículos sobre los que existiría acuerdo tuvo una tibia recepción, y hasta el Partit dels Socialistes de Catalunya anunció hasta 21 «observaciones» al texto. Reunión de partidos Así las cosas, los cuatro partidos catalanes celebrarán hoy una nueva reunión, aunque no será al máximo nivel, para unificar posturas ante el encuentro multila-teral que mantendrán, probablemente el miércoles en Madrid, con los negociadores del Gobierno y del PSOE. Avanzado el acuerdo en el capítulo competencial, aunque no cerrado, persisten dos escollos que se dejarán para el final ante lo alejado de las posturas: la definición de nación y la financiación. En el PSOE se tiene la impresión de que CiU quiere jugar el mismo papel de salvador de última hora que desempeñó en el Parlamento de Cataluña, cuando sólo en las últimas horas del 30 de septiembre se empleó a fondo en la negociación para posibilitar el acuerdo. Rubalcaba trató de no darse por aludido por el ultimátum de Artur Mas y quiso relativizar el asunto. «Deseamos el acuerdo, pero si no lo hay no será ningún drama», comentó el jefe de los negociadores socialistas durante la presentación de un libro. Si las negociaciones fracasan, agregó, «tendremos que explicarlo», pero las consecuencias no serán irreversibles. El PSOE señaló que lo relevante es que haya «un acuerdo razonable».

CiU amenaza con rechazar el Estatuto si el PSOE no es más flexible
Comentarios