viernes. 07.10.2022

Comienza el juicio en Gijón contra la mujer que mató a su bebé a navajazos

Un jurado popular determinará el alcance penal de la madre, que tiró al niño a la basura

El Juzgado de Instrucción número 2 de Gijón ha resuelto que un jurado popular juzgue por asesinato solo a la madre del bebé que fue hallado muerto en un contenedor de basura de esta ciudad el 2 de agosto de 2019, dado que la Fiscalía ha pedido el sobreseimiento de la causa contra su pareja.

La resolución les ha sido comunicada este lunes en sede judicial de manera presencial al joven y por videoconferencia a la madre, que se encuentra en prisión provisional en la cárcel de Asturias después de que el 23 de septiembre fuera detenida por la Policía Nacional, han informado fuentes judiciales. La jueza había citado a los padres del bebé para notificarles el auto en el que ha acordado el procedimiento para un juicio con jurado en el que hasta ese momento ambos estaban como investigados.

La magistrada notificó además que solo será juzgada la madre, al haber aceptado la petición del Ministerio Fiscal que, en base a «la prueba existente», había pedido el sobreseimiento del padre.

La magistrada que instruye el caso considera que el 1 de agosto de 2019, cuando su pareja y padre del bebé ya había abandonado el domicilio familiar, la mujer pudo haber dado a luz a un niño vivo con una edad gestacional estimada en 38 semanas y que, tras envolverlo en toallas, pudo haberle asestado múltiples puñaladas esperando a que falleciera por hemorragia.

El bebé presentaba múltiples heridas de arma blanca y su fallecimiento podría ser compatible con un «shock hipovolémico provocado por la pérdida masiva de sangre» por unas lesiones que, en su mayoría, se habrían producido en vida.

El auto de la juez mantiene además que la madre pudo haber utilizado una bolsa de basura y una mochila para envolver al neonato, que tenía cordón umbilical y placenta, y tirarlo al contenedor en el que posteriormente fue hallado muerto por un hombre que rebuscaba entre la basura.

Asente su pareja del domicilio familiar, la mujer pudo comunicarle por WhatsApp que había sufrido una hemorragia y, según el auto, este procedió a la limpieza de la sangre cuando llegó a la casa. Aunque inicialmente la mujer corroboró la ignorancia de su pareja en relación a lo relatado, posteriormente sostuvo que llegó al domicilio cuando el neonato vivía y le hizo entrega del mismo para que lo depositara en un centro de salud «ignorando lo acontecido con posterioridad».

Comienza el juicio en Gijón contra la mujer que mató a su bebé a navajazos
Comentarios