viernes 27/5/22

El Congreso oficializó ayer el rechazo a la decisión de «una parte del Gobierno» de modificar la tradicional postura de España sobre el Sáhara y hacer suya la tesis de marroquí de que la excolonia sea un territorio autónomo dentro del reino alauí.

El grupo socialista se quedó solo en el rechazo a la proposición no de ley presentada por Unidas Podemos, Esquerra y Bildu para respaldar la doctrina de una solución para el Sáhara en el marco de las resoluciones de Naciones Unidas, que incluye la posibilidad de un referéndum de autodeterminación. La iniciativa fue aprobada con aprobada con 168 votos a favor frente a 118 en contra y 61 abstenciones. Los socialistas, en un primer momento, se plantearon respaldar el texto porque sostienen que el Gobierno no se ha apartado de la propuesta de la ONU al tomar partido por la tesis de marroquí de que la solución autonómica es «más seria, realista y creíble» para hallar una salida a un contencioso que se arrastra de 1975. Pero las duras críticas en la exposición de motivos de la proposición al paso dado por Pedro Sánchez hicieron que cambiaran de opinión.

El reproche al Gobierno no tiene efectos prácticos pero es un revés político, sobre todo por el respaldo de sus socios y aliados. El portavoz socialista, Héctor Gómez, reiteró que «la política exterior la fija el presidente», y no va a cambiar por un voto de castigo en el Congreso. Pero escoció en los escaños del PSOE. El PP justificó su voto favorable por el desacuerdo con las formas unilaterales empleadas por Sánchez para el cambio de posición. Vox y Ciudadanos se abstuvieron porque la identidad de los proponentes busca legitimar sus aspiraciones independentistas.

El portavoz de Unidas Podemos en el debate sobre el Sáhara, el diputado En Comú Gerardo Pisarello, ha resaltado este miércoles que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viaja este jueves a Rabat sin el apoyo del Congreso a su giro sobre el Sáhara Occidental y que el PSOE se ha quedado «sólo» en la Cámara avalando la posición de su líder por su «falta de valentía, principios y lealtad».

El Congreso certifica el rechazo al giro de Sánchez sobre el Sáhara