viernes 30/10/20

Las consejerías reconocen que las quejas sobre el ‘pin parental’ son residuales

El PP niega «fisuras» pese a las diferencias sobre la autorización paterna para actividades complementarias
El portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto.

Las quejas sobre las charlas o talleres que se imparten en los centros escolares sobre diversidad sexual son residuales, según datos recabados en las consejerías de Educación, ya que apenas tres comunidades autónomas han registrado denuncias y su número es anecdótico. El ‘pin parental’ o autorización expresa de los padres para que sus hijos acudan a actividades escolares complementarias es defendida por Vox, que en especial ha puesto el foco en aquellos talleres sobre diversidad sexual, y parte del PP bajo, entre otros, el argumento de que esas charlas o talleres provocan quejas de las familias.

Se trata de una medida calificada como «censura educativa» por el Gobierno, que ha enviado un requerimiento al ejecutivo de Murcia para que lo retire en 100 días, pues es la única comunidad autónoma en la que funciona esta autorización desde este curso.

¿Pero en cuántas consejerías autonómicas de Educación se han recibido quejas? De acuerdo a los datos recabados desde fuentes de las administraciones educativas de las distintas comunidades autónomas, solo en Cataluña, La Rioja y Madrid se ha recibido alguna queja o denuncia de familias por las actividades que se imparten en los centros escolares.

La Consejería de Educación de la Generalitat catalana ha confirmado que a principios de este curso recibió varias quejas de familias de la asociación Hazteoir sobre actividades de diversidad afectivo-sexual que se desarrollaban en los centros educativos en horario lectivo, aunque no las tiene contabilizadas.

Las quejas se recibieron durante una campaña que la asociación llevó a cabo a principios de curso y que consistió en enviar cartas a las direcciones de los centros proponiendo que los padres pudiesen decidir si sus hijos participaban o no en las actividades sobre información afectivo-sexual que se desarrollase en tiempo lectivo.

En La Rioja se ha presentado una denuncia en un centro por no admitir el ‘pin parental’ para las charlas que se imparten sobre sexología. Ha sido en el instituto Vicente Ochoa de Logroño. En Murcia, adonde el Ministerio de Educación ha enviado un requerimiento para que retire las instrucciones de agosto sobre el ‘pin parental’ en Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato, no se han recibido quejas relativas a las charlas complementarias que se imparten esta región desde inicio de curso.

Barones regionales

El PP negó ayer que existan «fisuras» en el partido por la estrategia a adoptar frente a Vox, pese a las discrepancias mostradas por los barones regionales sobre el ‘pin parental’, una de las exigencias de la formación que preside Santiago Abascal para pactar los presupuestos de la Región de Murcia.

El portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, aseguró que está muy clara la línea del partido como líder de la oposición, basada en la «moderación» y en la ideología de «centro derecha», y atribuyó el tono más duro del discurso de los populares a que en ciertas cuestiones hay que ser «vehementes».

Una vehemencia con la que no están de acuerdo varios de los dirigentes del partido cuando se trata de defender el ‘pin parental’, la medida que lleva el sello de Vox y que el PP ha querido hacer suya enmarcándola en la «libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos» que propugnan.

Las consejerías reconocen que las quejas sobre el ‘pin parental’ son residuales