jueves 22/10/20

La crisis entre PDeCAT y JxCat se recrudece con un alud de bajas

Los independentistas se enfrentan en los tribunales por la marca registrada por Puigdemont
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, el jueves. QJIQUE GARCÍA

La crisis entre el PDeCat y JxCat se ha recrudecido ayer con el anuncio de más abandonos en el partido demócrata de cargos de Junts, a raíz de la demanda interpuesta por los exconvergentes por presunta apropiación de la marca JxCat registrada por el expresident Carles Puigdemont.

El PDeCat anunció ayer que ha emprendido acciones judiciales contra JxCat, la nueva marca registrada por Puigdemont, huido a Bélgica, porque considera que «no se llevó a cabo correctamente», lo que ha originado que muchos militantes con cargos de JxCat hayan dedicido romper su carné del PDeCAT para, ya sin ambages, embarcarse en el proyecto de Puigdemont.

El exconseller Lluís Puig, huido en Bélgica, ha sido el último en anunciar que abandona el PDeCAT, porque considera que las «decisiones tomadas por la Ejecutiva» del PdeCAT «no se adaptan al mandato de la Asamblea ni del Consejo Nacional de transitar hacia JxCat».

También han anunciado que dejarán de ser asociados del PDeCAT alrededor de medio centenar de concejales de JxCat de 16 municipios del área metropolitana de Barcelona, que se suman a los cinco senadores de JxCat que ayer anunciaron su baja del PDeCat, después de que el partido presidido por David Bonvehí decidiese llevar el tema de la marca a los tribunales.

Los concejales del partido de Puigdemont que han anunciado ayer su salida consideran «inadmisible» que la dirección del PDeCAT, a la que tildan de «autoritaria», haya llevado a JxCat a los tribunales por el tema de la marca cuando su «voluntad», argumentan los primeros, era la de «sumar» y «hacer más amplia la mayoría independentista».

«Una vez más, se ha vuelto a tomar una decisión de gran importancia sin consultar a los asociados y asociadas del PDeCAT, generando de nuevo una situación de menosprecio y autoritarismo por parte de la dirección actual del partido», denuncian estos regidores en un comunicado.

Critican, además, que Bonvehí está llevando a cabo desde hace meses reuniones con alcaldías y grupos municipales «de espaldas» a los cargos comarcales.

En la misma línea se pronunciaron ayer los cinco senadores de JxCat cuando anunciaron su baja del PdeCAT. Criticaron «la deriva que está tomando el partido» y lamentaron que la dirección «no respete» los acuerdos alcanzados en el seno de la formación.

En diciembre de 2019, recordaron, el PDeCAT decidió «transitar hacia JxCat» y por eso consideraron «intolerable» que ese partido ahora anteponga «los tribunales por delante del diálogo», decisión sobre la que dicen no haber sido «consultados ni informados».

Aunque se mantienen en silencio, entre el grupo dirigente del recién fundado partido JxCat también hay numerosos asociados del PDeCAT, desde el propio Puigdemont hasta los presos independentistas Joaquim Forn, Jordi Turull y Josep Rull, así como los consellers Damià Calvet, Jordi Puigneró o Àngels Chacón.

La crisis entre PDeCAT y JxCat se recrudece con un alud de bajas