lunes 10/8/20

Cs negociará con Sánchez su apoyo a los Presupuestos sin contar con el PP

El partido naranja cree prioritario el pacto por la dimensión de la crisis económica y social
El portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal. ÁNGEL DÍAZ
El portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal. ÁNGEL DÍAZ

Ciudadanos va a negociar su apoyo a los Presupuestos del 2021 pensando «en lo que es mejor para los españoles y no va a mirar a quién tiene «a los lados o a su espalda» ni «a nadie» y eso incluye al PP, asegura el portavoz adjunto de Cs en el Congreso y cara visible del partido naranja durante la baja maternal de Inés Arrimadas, Edmundo Bal.

Todo lo que han hecho hasta ahora, durante la pandemia, lo han hecho «sin mirar lo que hacían otros grupos y eso es lo que vamos a seguir haciendo», afirma Bal ante la posibilidad de que el PP se descuelgue de esas negociaciones de los presupuestos.

Unas negociaciones que para el dirigente naranja es prioritario emprender teniendo en cuenta la dimensión de la crisis económica y social provocada por la Covid, con una caída del PIB del 18,5 por ciento y la destrucción de un millón de empleos en el segundo semestre del año.

Eso no quiere decir -subraya- que Ciudadanos vaya a convertirse a partir de ahora en el socio preferente de Pedro Sánchez porque no lo es: «Lo hemos dejado clarísimo en todas nuestras intervenciones, es un Gobierno malo para España, no nos gusta nada».

Otra cosa muy distinta, explica, es que Cs como ha hecho durante la pandemia apoyando al Ejecutivo en todas las prórrogas del estado de alarma y en el decreto de Nueva Normalidad, siga en esa misma línea de «aportar utilidad y moderación» para tratar de sacar a España cuanto antes de esta situación.

Y Cs, argumenta Bal, lo que puede conseguir en la negociación de los Presupuestos sin ser socio de Sánchez es que éstos «estén centrados y llenos de soluciones que permitan que este país no esté en manos de Rufián, Otegi y Pablo Iglesias», que evite los radicalismos populistas y los nacionalismos, subraya, para remontar la crisis.

Así han actuado durante estos últimos meses, recuerda Bal, cambiando sus apoyos por «promesas buenas para los españoles» como han sido las moratorias fiscales, las ayudas a los autónomos o la desvinculación de los erte del estado de alarma.

Un cambio de estrategia que se ha evidenciado con el nuevo liderazgo de Inés Arrimadas y la marcha de Albert Rivera, que llevó el partido desde un máximo de 57 escaños, que hicieron tambalear al PP, hasta los diez conseguidos en las últimas elecciones.

Ya no está Rivera, que jugó sus cartas más a la derecha, y tampoco otros pesos pesados de aquella etapa, como Juan Carlos Girauta o el que fue uno de sus últimos grandes fichajes, el exvicepresidente de Coca-Cola Marcos De Quinto.

Todos ellos abandonaron la formación naranja al no estar de acuerdo con estas decisiones que la nueva dirección fue tomando.

«Hay que respetar sus decisiones y me reafirmo en que las que adoptamos son las correctas», afirma.

Ciudadanos ha ido repuntando en las encuestas tras la debacle de las últimas elecciones, pero Bal insiste en que lo que lo único que han hecho es «dar una lección de responsabilidad» con el único acicate de conseguir «aliviar el sufrimiento que están padeciendo los españoles en este momento».

En ello están -afirma- y de ahí que vean con mucha preocupación los rebrotes que se están disparando en algunas comunidades autónomas, lo que les ha llevado a exigir a Sánchez que tome el control de la situación y active ya «la declaración de actuaciones coordinadas» con las comunidades autónomas, un mecanismo incluido en el decreto de nueva normalidad.

Cs negociará con Sánchez su apoyo a los Presupuestos sin contar con el PP