jueves. 07.07.2022

Un jurado popular declaró ayer culpable a Thomas Handrick del asesinato a pedradas de su mujer y de su hijo de 10 años en una cueva en Adeje, en Tenerife, y de la tentativa de muerte de su hijo menor, que consiguió escapar.

El veredicto del jurado considera que el acusado actuó con alevosía y ensañamiento en la muerte de Silvia y de Jacob, ya que les causó un tremendo sufrimiento para acabar con su vida, a los que mató a pedradas usando una piedra de 8,5 kilos.

Thomas Handrick dijo que se siente «profundamente arrepentido» y que espera que algún día lo perdonen y pueda volver a ver a su hijo Jonas, superviviente y único testigo de los hechos.

Jonas se salvó porque eligió para huir una pista diferente al sendero por el que habían subido a la cueva y Thomas no bajó por ahí porque va a dar a una zona habitada y se habría arriesgado a que lo vieran cubierto de sangre de camino a su casa.

Culpable de matar a su mujer y a su hijo en una cueva a pedradas