lunes 24/1/22

La CUP presiona a Pere Aragonès para que ceda más en la negociación presupuestaria. Las bases anticapitalistas decidieron en una consulta interna, celebrada entre el domingo y ayer, presentar una enmienda a la totalidad a los Presupuestos de la Generalitat, los primeros de Pere Aragonès.

Se trata de un duro golpe contra el Govern a los nueve meses de la investidura, pero puede no ser definitivo. Ambas partes tienen una semana para seguir negociando y que los cuperos retiren el veto.

Esa es la decisión de las bases antisistema: enmienda a la totalidad, con el 68% de los votos, pero al mismo tiempo mantener viva la negociación hasta el último minuto. El Govern recogió el guante y ayer mismo celebró una reunión al máximo nivel entre el presidente y el vicepresidente con los dirigentes anticapitalistas, que exigen un giro a la izquierda y avances en la autodeterminación.

El Ejecutivo catalán «lamentó» la decisión de los independentistas radicales, pero de momento no contempla abrir conversaciones con socios alternativos, como los comunes o el PSC, que reiteraron su disposición a ayudar, para que no salte por los aires la mayoría soberanista.

El 22 de noviembre, a las 10.30 horas, finaliza el plazo para presentar enmienda a la totalidad a los presupuestos, antes de que ese día el pleno del Parlament celebre el debate de totalidad de las cuentas y vote las enmiendas.

El conseller Giró iniciará el próximo jueves una ronda de visitas por el territorio, empezando por Lleida y siguiendo el viernes por Puigcerdà y Manresa, para explicar los presupuestos.Después de que JxCat traspasara ayer a Aragonès la responsabilidad de tener presupuestos, Plaja dijo que el president «se ha reunido y ha negociado» con la CUP para alcanzar un acuerdo.

La CUP veta las cuentas del Govern pero no rompe el pacto con Aragonès