martes 19.11.2019

Las derechas no suman, el PSOE no llega sin ERC y se mantiene el bloqueo

El derrumbe de Cs hace inviable un Gobierno de Pablo Casado y deja a Pedro Sánchez a merced de Pablo Iglesias y Oriol Junqueras

 

 

Las elecciones del 10-N alumbrarán un tablero aún más complicado que el que salió de los comicios del pasado 28 de abril. El barómetro de Ipsos para DIARIO DE LEÓN arroja un reparto de escaños que haría casi imposible otra vez la formación de Gobierno.

 

La encuesta, realizada a través de dos mil entrevistas online entre el 15 y el 17 de octubre —tras la sentencia que condena por sedición e los líderes del procés y con las calles de Barcelona incendiadas— dan un resultado que deja España en una situación cercana a la ingobernabilidad.

 

La diferencia respecto a la primavera radica en que Ciudadanos se hunde y pierde más de la mitad de los escaños —se queda con tan sólo 23 representantes— y el PSOE se deja al menos 3 diputados y permanece en un rango que oscila entre los 116 y los 120. Es decir, la suma de ambos no es suficiente para alcanzar los 176 escaños que otorga la mayoría absoluta.

 

En el lado derecho de la Cámara, la aritmética tampoco suma. Si bien el PP recoge la dispersión del voto que en la anterior ocasión llenó las urnas de papeletas naranjas y regresa a una posición similar a la del bipartidismo (pasa de 66 a 101 escaños), la probabilidad de convertir a Pablo Casado en presidente del Gobierno también se diluye ante la imposibilidad de que los escaños de Vox, que escala a tercera posición (de 24 a 36 diputados), y los de Albert Rivera le den la mayoría.

 

La capacidad de articular una mayoría del PSOE con Unidas Podemos y Más País —la opción de Íñigo Errejón— tampoco es viable. La suma de los tres partidos de izquierda permanece casi inmutable respecto a las elecciones de abril puesto que los escaños que pierde UP (siete u once) son los que gana su escisión, Más País, que obtiene entre cinco y siete diputados. Es decir, la disgregación del voto lleva a la paradoja de que los partidos nacionalistas e independentistas vuelven a convertirse en árbitros en la formación de Gobierno.

 

Así, sólo la suma del PSOE con UP, Más País y los nacionalistas de Esquerra permite generar la suma suficiente para que Pedro Sánchez forme un Ejecutivo. El presidente en funciones no necesitaría a los independentistas de Puigdemont, una opción que le facilitaría las cosas en su camino hacia la Moncloa, si bien tendría que volver a negociar con los de Pablo Iglesias su inclusión en el Consejo de Ministros.

 

Gana la incertidumbre

 

La encuesta también arroja datos que explican el cambio de tendencia de la sociedad española desde la moción de censura a Mariano Rajoy. El 25% de los encuestados consideran que el PSOE es el partido mejor preparado para formar gobierno, el 23% de los consultados enjuicia que ninguno y el PP se conforma con el 21% en una modesta tercera posición.

 

El sondeo revela la incertidumbre que reina entre el electorado y si el 55% piensa que será el PSOE el que gane las elecciones, un 26% contesta con el lacónico ‘no sabe’, un esquema que se repite cuando la pregunta se refiere al próximo presidente del Gobierno. En este caso, el 49% de los consultados expresan su convicción en la victoria de pedro Sánchez, pero la segunda opción es la de los que prefieren no elegir a ninguno de los candidatos.

Las derechas no suman, el PSOE no llega sin ERC y se mantiene el bloqueo