viernes. 01.07.2022

Trinitarios y Domincan D’ont Play pretendían que este fin de semana fuera el del ajuste de cuentas. Los dos grupos latinos más activos y violentos de la Comunidad de Madrid se habían citado en las redes sociales para volver a enfrentarse, después de que el fin de semana del 5 y el 6 de febrero las refriegas entre las dos pandillas se saldaran con dos asesinados (uno menor de edad) y otros cinco heridos de diversa gravedad Sin embargo, el despliegue policial sin precedentes en la capital de España y, en menor medida, en algunos de los municipios de la comunidad frustró un nuevo baño de sangre. Es más, según mandos del Cuerpo Nacional de Policía, los pandilleros ni se dejaron ver en sus tradicionales feudos. Las noches de este viernes y de este sábado, explican responsables del operativo, estuvieron probablemente entre las «más tranquilas de los últimos años». Y es que la presencia policial este fin de semana en la ciudad fue abrumadora. Solo la Policía Nacional movilizó 514 funcionarios entre de comisarías, además de UPR, Sección Móvil, Caballería, Policía Judicial o Extranjería. El dispositivo diseñado por el Ministerio del Interior se volcó en once de los 21 distritos de la urbe donde hay presencia contrastada de bandas.

El despliegue policial frustra la venganza de las bandas latinas