domingo 28/2/21

Detenidas cinco personas más por colaborar en la fuga del atacante del ácido

La Guardia mantiene abierta una operación para localizar y detener a todos los colaboradores del Melillero, que protagonizó una espectacular huida tras la agresión a su expareja y a una amiga de esta, a las que roció con ácido sulfúrico el martes en la localidad malagueña de Cártama.

Los agentes están tratando de identificar a todas las personas que le ayudaron. Por el momento hay cinco detenidos en Mijas y Fuengirola.

El Melillero escribió la última línea de su fuga la noche del viernes. Tras cuatro días de persecución, agentes de la Guardia Civil lo localizaron en un cortijo de Mijas.

Cuando se supo acorralado, José Arcadio D. N. volvió a escapar, esta vez en moto, en dirección al diseminado de Entrerríos. Sería su última huida.

OBJETIVO PRIORITARIO

La operación para detener al Melillero, que se había convertido en objetivo prioritario de las Fuerzas de Seguridad, se precipitó a primera hora de la noche de ayer. Los vehículos camuflados que vigilaban el chalé de Entrerríos como uno de los posibles escondites del Melillero alertaron a todas las unidades de que acababa de moverse. A diferencia de la noche del miércoles, cuando logró escapar del cerco policial al volante de un Volkswagen Golf de 320 caballos que puso a más de 200 kilómetros por hora, esta vez iba en moto, una Yamaha T-Max con la que podía alcanzar hasta 160. Aunque volvió a poner en jaque a las patrullas durante unos minutos, no pudo llegar muy lejos. Colisionó con un camuflado de la Guardia Civil y tuvo que abandonar la moto.

DOSCIENTOS CONTRA UNO

La huida continuó, ahora a pie. Pero estaba cercado. El despliegue policial fue espectacular, probablemente inédito en la historia reciente de la provincia, con más de 200 agentes desplegados para detener a un solo individuo. Los mandos de la Guardia Civil a cargo del operativo establecieron círculos concéntricos para taponar todas las posibles vías de escape. Y cayó.

Sandra, que salió con El Melillero 8 meses, sigue en la UCI muy grave, con la mitad de su cuerpo abrasado con ácido. Su amiga Cristina tiene el rostro y las piernas quemados.

Detenidas cinco personas más por colaborar en la fuga del atacante del ácido