sábado 24/10/20

Un ejército de funcionarios y técnicos para organizar las ayudas

El Gobierno es consciente de lo que se juega, ha preparado un complejo entramado institucional y ha involucrado a un ejército de técnicos y altos funcionarios de todos los ministerios, sobre todo de los responsables grueso del gasto público, para diseñar el primer documento que hay que presentar a Bruselas en octubre y el más detallado que hay que enviar a partir de enero. Así, se ha construido una comisión interministerial en la que se encuentran involucrados todos los departamentos. Además, se ha puesto en marcha una comisión de seguimiento —ya que una de las exigencias del programa comunitario es ir realizando evaluaciones sobre la marcha de las inversiones y el cumplimiento de objetivos—, así como una conferencia para tener interlocución con las autonomías -dado que éstas son responsables de áreas de inversión como la educación y la sanidad-. También habrá foros sectoriales, para tener interlocución con las empresas, conocer sus necesidades e involucrarlas en la inversión: el dinero de Bruselas tiene el objetivo adicional de movilizar recursos privados para multiplicar el crecimiento.

El Gobierno, además de apoyarse en la rica infraestructura pública, ha requerido el apoyo de grandes consultoras para cuestiones de forma -presentar bien la información que requiere Bruselas- y de fondo -como la elaboración de bases de datos armonizadas con las que trabajar-.

Si en otros países europeos es Economía quien lidera la organización de la recepción de los fondos, en España hay un co-liderazgo entre Nadia Calviño y la presidencia del Gobierno, con un peso algo más relevante para Moncloa. Así, la comisión con las empresas del Ibex-35 la dirige el jefe de gabinete de Sánchez, Iván Redondo; la unidad de seguimiento es materia de Manuel de la Rocha, director de la oficina económica de Moncloa; y para Calviño queda el mando en la comisión interministerial.

Un ejército de funcionarios y técnicos para organizar las ayudas
Comentarios