domingo 16/5/21

ERC confía en Junqueras en campaña para superar a los socialistas de Illa

La Generalitat permitirá a la ciudadanía saltarse el confinamiento para acudir a mítines
Oriol Junqueras en el Parlamento catalán. QUIQUE GARCÍA

Frente al efecto Illa, efecto Junqueras. Esquerra tiene previsto contar con la participación en la campaña electoral, ya sea en mítines o en entrevistas, del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, en prisión condenado a una pena de trece años. Aún no está cerrada cuál será su agenda electoral, pero en la formación republicana dan por hecho que Junqueras podrá beneficiarse en los próximos días de permisos ordinarios para salir de la cárcel, pues a final de mes cumple ya una cuarta parte de su pena.

La Consejería de Justicia de la Generalitat tiene además previsto aprobar en breve el tercer grado a los presos del ‘procés’, lo que abre la puerta también a que puedan participar en la campaña. Vuelve pues la vieja guardia de los partidos independentistas. Carles Puigdemont lidera la candidatura de JxCat, mientras que Artur Mas se ha puesto al servicio de la candidatura del PDeCAT.

Y es que la abstención «preocupa» en las filas secesionistas, de ahí que hayan echado mano de sus primeros espadas, los dirigentes con más tirón para animar una campaña marcada para los independentistas por el miedo general a votar, el desencanto de su parroquia por las continuas peleas internas y el temor a que el PSC se lleve la victoria como hizo Ciudadanos en 2017. Las elecciones se planteaban como un mano a mano entre Pere Aragonès y Laura Borràs. Sin embargo, tras la irrupción en las encuestas de Salvador Illa, JxCat y ERC han dejado en un segundo plano su lucha fratricida y se han lanzado a por el exministro de Sanidad, «el peor de Europa». Ambos plantean la campaña como un cara a cara contra el PSC para apelar al voto útil del secesionismo. «Esto va de ERC o PSC», dicen los republicanos, «Illa o ella», apostillan los postconvergentes. Los republicanos exprimirán la presencia de los presos en la campaña, mientras que Junts fía su resultado al tirón electoral de Carles Puigdemont, especialista estos últimos años en imponerse a los republicanos en la foto finish.

Que haya un pacto de no agresión, o al menos de no hacerse daño, no quiere decir que no se lancen dardos. ERC dijo este martes que sus socios en el Govern «venden humo» y «engañan» a la gente cuando prometen que declararán la independencia si el secesionismo obtiene más del 50% de los votos el próximo 14 de febrero. Esquerra sitúa ese objetivo, el de superar el 50% de los votos por parte de las fuerzas secesionistas, como uno de los retos para la cita electoral. Lo plantea como un paso necesario para avanzar a la independencia, pero no como un paso definitivo.

Votación segura

El Govern, mientras, sigue sin tener aún cerrados todos los protocolos sanitarios para la votación del 14-F. El Gobierno catalán trabaja para que los miembros de las mesas se hagan PCR o tests de antígenos y lleven equipos de protección individual (EPI) en la franja horaria destinada al voto de las personas confinadas. La administración catalana garantizó este martes que la jornada electoral tendrá el «máximo de seguridad» y al mismo tiempo urgió al TSJC a que resuelva la incógnita sobre si permite el aplazamiento de las elecciones. De momento, la campaña transcurrirá en un contexto de fuertes restricciones.

ERC confía en Junqueras en campaña para superar a los socialistas de Illa
Comentarios