jueves 22/10/20

ERC desafía a Sánchez con el futuro de Torra

Pide «sentarse y pactar» una respuesta
Pablo Casado en Palencia el pasado fin de semana. DAVID MUDARRA

El presidente del grupo de ERC, Sergi Sabrià, ha afirmado que a su partido le parece «bien» que la CUP haya hecho una propuesta para abordar el final de la legislatura si inhabilitan al presidente de la Generalitat, Quim Torra, pero que los partidos tienen que «sentarse en una mesa y pactar» la respuesta.

Sabrià ha señalado que la propuesta de la CUP, que pasaría por que Torra ejerciese la presidencia en la sombra pero no ejerciese su potestad en los actos administrativos para no entorpecer el funcionamiento del Govern, es «una propuesta» pero que no sabe si es «la mejor». «Como nuestra línea es la de conseguir pactarlo, nos parece muy bien que empiecen a aparecer algunas de estas propuestas sobre la mesa», ha indicado Sabrià.

Ayer, el diputado de la CUP Carles Riera ha invocado la llamada «vía Venturós», en referencia a Montse Venturós, alcaldesa de Berga (Barcelona) que en 2018 fue condenada a seis meses de inhabilitación por no descolgar una ‘estelada’ de la fachada municipal y que siguió ejerciendo funciones de manera informal, mientras otro concejal de la CUP asumía oficialmente la firma jurídica como alcalde. Y ayer, la consellera portavoz del Govern, Merixell Budó, ha avisado de que será Torra quien decida cómo responder a su posible inhabilitación, sin necesidad de consensuarlo con sus socios de gobierno. «No queremos que el (Tribunal) Supremo sea el que marque la agenda de la legislatura, ni cuándo empieza ni cuándo acabe, ni quién es presidente ni quién no. (...) Pero tampoco queremos que nadie se aproveche del Govern para hacer electoralismo, para priorizar estar más bien preparado para ganar unas elecciones, nos parece que eso es una irresponsabilidad», ha contestado Sabrià.

El líder del grupo parlamentario de ERC ha añadido, no obstante, que «es evidente que el presidente tiene un papel principal, que el botón rojo lo tiene el presidente», pero que también es evidente «que el país avanza cuando todos juntos hemos sido capaces de trazar el camino».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reafirmó ayer su compromiso «indeleble» de resolver el conflicto en Cataluña por cauces políticos, aunque ha admitido que «no será fácil».

El jefe del Ejecutivo ha expresado su intención de impulsar «el reencuentro en Cataluña», un territorio que ha sufrido un «desgarro político y social», y ha apelado a la dificultad y a las visiones opuestas de formaciones de un lado y del otro.

ERC desafía a Sánchez con el futuro de Torra